Domingo 19/11/2017. Actualizado 11:46h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

El trabajo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A lo largo de la historia, el trabajo ha pasado de considerarse una tarea puramente manual de esfuerzo físico, indigno de las clases superiores; a verse como la capacidad que tiene el hombre para dejar su huella en todo lo que hace, de ampliar los conocimientos en su avance mejorar el mundo.

El trabajo es exclusivamente una actividad humana. Lo que lo distingue del esfuerzo que realizan los animales - que son una gran ayuda - es su condición inteligente. Hay un autor que dice que “el hombre podría ser definido como un animal que trabaja”. Un animal racional, claro, que con su inteligencia y sus manos va modificando el mundo mejorándolo a cada descubrimiento que hace.

Por lo tanto el hombre está hecho para trabajar y no condenado a hacerlo. El esfuerzo, el cansancio, las dificultades que encuentra en su camino, son consecuencias morales de un acto suyo en el amanecer del universo. Pero el trabajo en si mismo es una necesidad del hombre, porque este está creado para trabajar.

El trabajo bien hecho, poniendo ilusión y esfuerzo, y contando con los fracasos que pueden llegar, tiene como consecuencia social el prestigio profesional.

Por ejemplo, un médico que sigue estudiando para estar al día y no quedarse atrás, un funcionario que se esfuerza por ser amable con quien acude a él con un problema, una ama de casa que aunque trabaje en la calle procura llevar su hogar con mentalidad profesional y cuida los menús para que sean equilibrados aunque tenga que pasar mas tiempo en la cocina...

Todos son dignos por si mismos y no lo es más el intelectual que el fontanero. En todo caso lo será quien trabaje mejor y ponga más espíritu de servicio en su tarea.

Sería maravilloso que todos pudiéramos trabajar en lo que nos gusta pero esa es una utopía irrealizable.

Sea cual sea la profesión que tengamos, cuando lo hacemos bien se facilita la mitad y la confianza entre todos que hace más fácil la ayuda mutua.

Y desde el punto de vista cristiano añadiría, para el que quiera leerlo, “Ora et labora” (reza y trabaja) ¿hay quién de más?

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·