Opinión

Sánchez defiende a ETA

Un grupo de proetarras en una manifestación.
photo_camera Un grupo de proetarras en una manifestación.

Puede pensar el lector de esta tribuna que quien la firma ha tenido “mala idea” a la hora de titularla. Que probablemente ha deformado la realidad hasta hacer posible tan horrenda afirmación. Que debe ser un activista asalariado por “la derecha”. O que, simplemente, se trata de una muestra más del ahora tan popular “clickbait” para conseguir más visibilidad para su columna. Pero no. Se trata de un titular objetivo, enunciativo, sin dobles fondos o sentidos: Sánchez defiende a ETA. Y es más: lo hace no solo frente a las víctimas, sino incluso ante Europa. Ver para creer.

Esta semana, el PSOE y Podemos dieron un “portazo” político a las recomendaciones que les enviaron desde el Parlamento Europeo para defender a las víctimas y actuar contra la impunidad de los terroristas. Sánchez y sus socios de gobierno cerraron cualquier opción adicional de investigar a los miembros de ETA, de llevar a cabo actuaciones contra sus líderes o sus criminales aún buscados por la justicia. No olvidemos que quedan 379 crímenes de etarras aún por resolver. Pero eso a Sánchez parece importarle poco. No lo olviden: estamos hablando del Presidente del Gobierno de España, negándose abiertamente a investigar a ETA. ¿Se imaginan si esto ocurriera en otro país? Sería el fin de ese Ejecutivo. No en España. Al menos, no si es de izquierdas.

Lo más sangrante del caso es el argumento que han utilizado al unísono podemitas y socialistas para justificar su negativa a las propuestas respaldadas por PP y VOX: “ETA ya no existe, ahora estamos en otra etapa”. Lo dicen los mismos que desenterraron a Franco, que cambiaron los nombres de las calles o que hablan de fascismo casi a diario. Un sinsentido que ya empieza a ser desesperante.

Los votos de los proetarras han sido, entre otros, los que han aupado y mantenido a Sánchez en el poder al frente de su Gobierno Frankenstein, aprobando sus presupuestos junto a comunistas, republicanos e independentistas. Sin su apoyo, Sánchez no sería presidente. Cada uno que saque sus propias conclusiones. 

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes