Opinión

A buenas horas

Elecciones.
photo_camera Elecciones.

Si algo hemos podido aprender en estos meses es que hay una mayoría de políticos que no entiende bien su trabajo. Tiene que pasar tiempo y tiempo hasta que se dan cuenta de lo evidente: que hay una sociedad viva muy distinta y variada de lo que ellos dicen querer representar. Y no está claro que hayan rectificado para encontrar una mayoría plural. Ese ahora – y ¿por qué no antes? -; ese país que no existe, aunque quieran más, y mas, y mucho más de él, pero no se atreven a nombrarlo por su nombre, revelan perspectivas muy sectarias de la realidad.

Han cambiado el sentido de las promesas, aunque resulte difícil creer que no ha sido de boquilla. En lo que dicen parecen arrepentidos de su discurso anterior, pero muy pocos presuntos votantes creen que lo que vayan a hacer no sea más de lo mismo. Siguen teniendo una percepción muy rara de la gente que no comparte sus ideas, los consideran inapropiados,como si no fueran ciudadanos con el mismo derecho a votar que cualquiera.

El problema no es ir a votar, sino a quién hacerlo: al de los pasados meses fracasados, o al arrepentido repentino que se nos presenta centrado e incorrupto, sin que lleguemos a saber ni muy bien, ni muy mal, que es lo que quiere con su petición de voto hacia él. Añoramos una mayor claridad en las propuestas y una mayor responsabilidad para llevarlas a cabo. Los políticos no tienen que ser necesariamente unos trileros. En muchos otros países civilizados de nuestro entorno no son así, sino gente que busca alcanzar lo mejor para los ciudadanos que les votan, y no sólo para sí mismos.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable