Opinión

Camioneros unidos

Parece que jamás serán vencidos, tal y como van las cosas con un Gobierno al que le cuesta trabajo entender las cosas como son, aunque sea algo muy sencillo: los costes se han disparado y pierdes dinero cada vez que llenas de combustible tu camión, porque tendrías que subirle el precio al que te contrata para que transportes su mercancía y resulta que él no te puede pagar más, porque tendría que poner la mercancía a un precio tan alto que nadie la compraría. Eso se llama inflación.

Todos dependemos unos de otros y, aunque parezca mentira, la guerra de Ucrania se ha sumado a la crisis de la pandemia para ponerlo todo más difícil aún. El recelo y la desconfianza hace que el otro se convierta en tu posible enemigo, con la cantidad de gente que ya se está aprovechando, para tratar de imponer sus reglas a los demás, Desde Putin hasta la ministra de transportes consideran que son fachas y enemigos los que no obedecen a sus dictados, sin pensar que los demás puedan tener más razón que ellos, porque están pegados al terreno y saben lo que cuesta cada cosa. Que los beneficios no vienen del cielo, ni de esperar que Europa te mande dinero, sino de trabajar bien y de ayudar a que los demás también lo hagan así.

Se extiende la sospecha de que los ministros no han trabajado jamás en un curro en el que puedas ganar o perder dinero, dependiendo del precio que le pongas a cada cosa. Te aplazan a pasado mañana la presunta solución que tú necesitas hoy, sin que ni siquiera sea una solución razonable, sino algo que se han sacado del magín, porque tienen un conocimiento muy liviano del sector, que tú conoces perfectamente.

Los camioneros son gente recia y sencilla, su oficio tiene muchos riesgos, que ellos han aprendido a manejar, pero no pueden sobrevivir si su ministra permite que el precio de los carburantes se ponga por las nubes, como si no fuera su responsabilidad hacer que bajara, a ser posible hoy, y no dentro de tres semanas.

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable