Opinión

Chuletón ¡va!

Iván Redondo y Pedro Sánchez.
photo_camera Iván Redondo y Pedro Sánchez.

Iván Redondo se suele ir cuando huele a chamusquina. Lo ha hecho con casi todos sus anteriores clientes: después de encumbrarlos, los deja cuando empieza el declive. Tal vez porque no le gusta ser un perdedor. Lo ha dejado escrito en su despedida: ‘además de saber ganar, saber perder, hay que hacer algo mucho más importante; saber parar’ Y quitarse de en medio antes de que todo se caiga.

El episodio de los chuletones explica muy bien la situación. Los chuletas que se tiran los chuletones unos a otros, siguen todos en el Gobierno, tanto el presidente como el ministro de agricultura y el chico del PCE que lo inició. Así se muestra la catadura del gobierno, su variada dispersión en temas fugaces y que nada ha cambiado en realidad.

Cuando se habla del ’gobierno de la recuperación’, quiere decir que algo se había perdido porque hay que recuperarlo. Y por eso tiene sentido que Redondo se dé el piro porque no le debe gustar volver a las andadas, sino buscar algo nuevo. No quiere ser un perdedor, lo que rebajaría su casting, sino afrontar algún reto que le permita volver a encumbrar a alguien. O, tal vez, a sí mismo.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?