Opinión

Debatitos presidenciales

Pedro Sánchez, en el primer mitin de campaña del PSOE.
photo_camera Pedro Sánchez, en el primer mitin de campaña del PSOE.

Es curioso que sea solo Sánchez el que considere “una anomalía celebrar dos debates presidenciales”. Anomalía puede significar varias cosas: irregularidad, anormalidad o falta de adecuación. ¿Es un par de debates una cosa anormal o inadecuada? A Sánchez le parece que sí. Además Sánchez es el único que considera esos debates como ´debates presidenciales’. Los demás piensan que son debates entre candidatos a la presidencia, no entre presidentes.

Sería una anomalía que dos presidentes se pusieran a discutir, porque sería como decir ‘somos presidentes los dos’ y no puede haber por definición dos presidentes legitimos al mismo tiempo, salvo en Venezuela, parece. Tampoco que un presidente debatiera con alguien que no lo fuera, como se comprobó entre Sánchez y Torra, cuando pareció que debatían como iguales, y todo eso fue rápidamente desmentido: aquello no fue un debate presidencial, sino una charleta en la que no tuvo cabida ni siquiera un ‘mediador’.

Posiblemente los dos debates previstos no sean `presidenciales’, aunque Sánchez tal vez esté pensando que él va como presidente y no como candidato. Y tal vez por eso haya troleado la tele pública, como si fuera suya, reflejando su mas profunda y rotunda personalidad, como si un presidente, por el hecho de serlo, pudiera hacer lo que mejor le venga con los organismos públicos. Y también con las empresas privadas, porque también quiso aparentemente ningunear a Atresmedia con sus idas y venidas, pero esa empresa no se lo consintió.

¿Qué tendrá en la cabeza, sobre lo que verdaderamente sea un debate entre candidatos en una campaña electoral? Es un misterio infinito que sólo él entiende y que parece que los demás deberíamos aceptar, si o no, porque los ‘nunca’ de Sánchez pueden significar ‘siempre’ y los’ no es no’, ‘si es si’.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?