Opinión

¿Éxito o exit?

Varias personas, entre ellas niños llegan a la base aérea de Torrejón de Ardoz, procedentes de Afganistán, a 23 de agosto de 2021, en Madrid (España). Foto: A. Pérez Meca / Europa Press.
photo_camera Varias personas, entre ellas niños llegan a la base aérea de Torrejón de Ardoz, procedentes de Afganistán, a 23 de agosto de 2021, en Madrid (España). Foto: A. Pérez Meca / Europa Press.

La salida atropellada de las fuerzas occidentales en Afganistán parece más el resultado de una misión incumplida, que de algo que pueda parecer bien hecho. En realidad los que han salido pitando son las fuerzas de ocupación que invadieron el país hace veinte años en venganza por el ataque a las Torres Gemelas. 

Las espadas siguen en alto y el ataque con drones al coche en el que iban miembros relevantes del ISIS se entiende mejor también como una venganza generada por Estados Unidos por los ataques del ISIS que han matado a algunos soldados norteamericanos en el aeropuerto de Kabul.

No se ve que haya avanzado mucho la cosa: ataque terrorista y respuesta vengativa. El sueño de que la presencia de tropas occidentales iba a servir para ‘civilizar’ a los afganos, según un modelo de vida impuesto, no parece que haya servido de algo, a pesar del dineral invertido y de las víctimas que han traído los veinte años de guerra.

 La consecuencia más evidente ha sido incitar a los colaboracionistas afganos a sumarse a la estampida, ante el riesgo de que talibanes o ISIS se vengaran de su ayuda a las tropas de ocupación, matándolos, como los drones matan a quien no quiere formar parte y se rebela de la presunta ‘ayuda’ de los ‘civilizados occidentales’. 

Todo  ha acabado en una emigración forzosa y gigante, desarraigando a los colaboradores de sus lugares de origen, para llevarlos a una vida tan arriscada e incierta en los países de acogida, como la que veían venir. A ver en dónde los vamos a meter, sin que resulten extraños para quienes les acojan y para ellos mismos. No parece que  pueda nadie sentirse orgulloso, por haber participado en la debacle.

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable