Opinión

Le niegan la nacionalidad francesa por llevar la burka

El Consejo de Estado considera que esta mujer, tiene “un comportamiento en sociedad incompatible con los valores esenciales” de la República francesa, y especialmente en lo que se refiere a “la igualdad de sexos”.

Hace tres años, esta mujer vio denegada su petición de naturalización francesa “por falta de asimilación”, algo que ella contesta, arguyendo que conoce bien el francés y que no ha tenido inconveniente en ser asistida por un ginecólogo hombre a lo largo de sus tres embarazos. Decidió recurrir al Consejo de Estado invocando el principio de libertad religiosa, pero éste no se ha puesto de su lado.

El hecho de que cuando vivía en su país no llevara velo, y de que ahora lo lleva más por costumbre que por creencia, y porque así se lo ha pedido su marido, no han convencido a la más alta jurisdicción administrativa, que pone de relieve su vestimenta (“una túnica hasta los pies” y un velo “que le cubre el cabello, la frente y el mentón”) y su “sumisión total a los hombres de su familia”, sumisión que al parecer ni se le pasa por la cabeza contestar. Además, el que haya señalado su pertenencia a la corriente salafista del islam no parece jugar en su favor.

El espinoso problema que plantea ahora la decisión del Consejo de Estado es definir cuáles son esos “valores esenciales” de la República contra los que esta mujer atenta, puesto que hasta ahora el criterio de asimilación estaba esencialmente circunscrito al conocimiento de la lengua, y si el criterio de igualdad de sexos debe primar sobre el de la libertad religiosa.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?