Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Alberto Oliart, exhausto en su defensa de Mediapro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Duro golpe el que acaba de sufrir Jaume Roures en TVE. Alberto Oliart no ha podido defender por más tiempo los dos contratos que Mediapro mantenía con la Corporación. El hombre que Miguel Barroso sugirió a Zapatero para presidir la tele pública ha quedado exhausto.

Un artículo de...

Javier Fumero
Javier Fumero

Más artículos de Javier Fumero »

Motivos para el agotamiento tiene. El pulso ha durado años, no se crean ustedes. No ha sido una simple discusión de pasillo. El consejo de administración de RTVE llevaba tiempo insistiendo: ‘España Directo’ era un gasto innecesario, un auténtico despilfarro en una cadena pública con tantos recursos propios. Y un formato caro.

Pero el director de RTVE se mostraba siempre partidario de prorrogar este contrato. No lo consideraba tan oneroso pese a que fuentes de la Corporación cifran en casi 40.000 euros el coste de cada entrega diaria: unos 15 millones por temporada. Y han sido seis. A juicio de Oliart, un espacio de producción propia iba a costar más dinero al erario público.

Para colmo de males, Roures ha visto cancelado también esta semana el contrato que unía a RTVE con Overon, la compañía de su propiedad que suministra unidades móviles de tierra a ‘La mañana de La 1’. El espacio que dirige Mariló Montero está en estos momentos en entredicho y, por lo pronto, no necesita más de su proveedor habitual. Con la que está cayendo.

Sin embargo, este pulso en TVE esconde algunas claves menos conocidas, pistas que podrían explicar el por qué de esta defensa tan cerrada de los programas de Mediapro que ha mantenido hasta el final el director de TVE.

Aquí van algunos datos:

-- Alberto Oliart sustituyó a Luis Fernández al frente de la Corporación en noviembre de 2009. Su entrada en escena fue toda una sorpresa. Incluso para muchos miembros del consejo de administración del Ente Público. ¿Quién lo propuso? Su nombre fue sugerido a Zapatero por el ex secretario de Estado de Comunicación, Miguel Barroso.

-- Barroso es actualmente el consejero delegado para España de Young & Rubicam, empresa de la multinacional británica WPP centrada en la publicidad y la comunicación (Ogilvy, Sofres, Burson Masteller), que posee un 20% del Grupo Imagina (Globomedia + Mediapro) y con la que comparte propiedad también de La Sexta.

-- El marido de la ministra de Defensa, Carme Chacón, conocía bastante a Alberto Oliart, que había sido ministro de Industria y de Sanidad con Adolfo Suárez y titular de Defensa con Leopoldo Calvo Sotelo. De hecho, cuando Chacón fue situada por Zapatero al frente de Defensa, Oliart fue fichado en calidad de asesor de la joven socialista catalana.

-- Barroso destacó entonces ante el presidente del Gobierno el perfil ‘moderado’ de Oliart, un aspecto que le iba a permitir consensuar sin problema su candidatura con el PP, como así sucedió. Fue presentado como un hombre de centro, “juicioso, sensato, templado”.

-- Su edad (tenía 81 años cuando fue propuesto) se presentó también como una ventaja: quedaría claro su bajo perfil. No llegaba para crear problemas, ni se mostraría “demasiado ambicioso”, no era muy probable que empezara a exigir excesivo protagonismo.

Las ‘cruzadas’ del presidente

Sin embargo, desde su aterrizaje en TVE, Oliart se ha empleado a fondo, manteniendo una cerrada defensa de los contratos con Mediapro. Sin fisuras, sin ceder un milímetro. Contra viento y marea.

Ante los requerimientos de una parte del consejo y de los sindicatos, partidarios de emplear más medios de producción propia para estos cometidos, Oliart negó siempre cualquier supuesto trato de favor y se lograba salir con la suya.

Sin embargo, los consejeros ‘populares’ llevan tiempo acusándole, cada vez más abiertamente, de favorecer a productoras con “sintonía política con el Gobierno”.

Un gran desgaste personal

Al final ha tenido que ceder pues la situación se había vuelto insostenible. Estaba solo. Eso sí. Toda esta disputa no le ha salido gratis al máximo responsable de la casa. Oliart se declara ahora en privado “harto de todo”.

En su círculo más íntimo ha llegado a reconocer incluso que está pensando en dimitir. Lo cierto es que pasan las semanas y sigue al frente de la Corporación. Su sueldo anual es de 240.000 euros.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·