Lunes 23/10/2017. Actualizado 14:03h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Anarkos y okupas dinamitan el 15 M

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los penosos incidentes ante el Parlamento de Cataluña marcan, sin duda, un antes y un después en la historia del movimiento del 15 M, los también llamado ‘indignados’. Acaban de topar con un rival muy peligroso: los anarkos y okupas confabulados.

Las simpatías, coincidencias y apoyos que sin duda merecieron, en su origen, las actividades englobadas en el movimiento 15 M, están empezando a entrar en riesgo como consecuencia precisamente de incidentes como los escenificados esta semana en Barcelona, pero también otros episodios violentos perpetrados en Valencia, en Murcia…

Mucho van a tener que explicar y esforzarse los impulsores y líderes del movimiento 15 M, si quieren lograr que la generalidad de los españoles los distingan de quienes protagonizaron el sitio al Parlamento Catalán, los insultos a parlamentarios, las pinturas en la ropa, el intento de robar su perro a un diputado ciego… y, por supuesto, los enfrentamientos con los Mossos d’Esquadra.

Y la solución no radica en la táctica de estos días, de enviar masivamente correos indeterminados, innominados también, a todas las direcciones de medios de comunicación y a todos los periodistas conocidos. Entre otras cosas, porque no parece muy inteligente –como hacen esos mensajes- llamar mentirosos y manipuladores a los medios informativos en conjunto y a todos los profesionales de la información sin discriminaciones.

Tampoco es una buena línea negar los hechos. Afirmar, como algunos se empeñan en sostener, que no hubo enfrentamientos y violencia en Barcelona. Las imágenes están ahí, las ha visto todo el mundo y, sin duda, resultan inadmisibles, sonrojantes y hasta castigables penalmente.

Desmarcarse

Así que creo que tendrán que visualizar con mucha más nitidez que se separan de quienes vienen instrumentalizando su movimiento para otras finalidades. Porque este país no soporta fácilmente la violencia, el ataque, la agresión y los intentos de imponerse a los demás por la fuerza. Y menos aún el acoso a diputados recientemente elegidos con el voto popular.

Habrán de ingeniárselas, pues, para aislar a quienes fueron los principales actores de los sucesos ante el Parlament, es decir, los grupos violentos y antisistema que, como es sabido, desde hace años han convertido a Barcelona en la patria de la marginación. Ahí están los anarquistas vitales, los okupas…

Los anarquistas y okupas, singularmente en Cataluña, tienen otro origen, otra historia y otros objetivos, distintos de los que han aflorado a partir de la movilización que convocó, como primer movimiento, Democracia Real Ya. Y van a ir en una dirección diversa, aprovechando la mar revuelta.

Infiltrados

En ECD se ha contado (enlazar noticia del 16 de junio) que, según informes policiales, después de las elecciones del 22 de mayo el movimiento 15 M empieza a estar ‘capitalizado’ por grupos antisistema de corte anarquista y okupa. Y que en Madrid, tras el abandono de la plataforma Democracia Real Ya, la acampada de la Puerta del Sol tenía su patio de operaciones en el Patio Maravillas, centro social okupa, desde donde se impartían instrucciones. Por ejemplo, evitar carteles o leyendas que pudieran vincular a los ‘indignados’ con corrientes de ultraizquierda, o sea, con ellos mismos.

‘Celosos’ del movimiento 15 M

Por si fuera poco, a los despachos oficiales ha llegado la información de que okupas y anarkos de Barcelona, que tienen en la ciudad condal su paraíso mundial porque se corrió la voz de que allí nadie hace nada para impedirlo, se habían infiltrado en el movimiento del 15 M.

No sólo para instrumentalizarlos, que sí, sino, sobre todo, para contaminar su imagen. Motivo: se sienten celosos del protagonismo mediático, nacional e internacional, que han conseguido los indignados y del crédito que han merecido sus deliberaciones, posiciones y propuestas. Y están dispuestos a que esa inicial simpatía se trueque en rechazo. Como tal vez esté ocurriendo ya.

Prueba de fuego, nunca mejor dicho, para el movimiento de ‘indignados’ va a ser la marcha sobre Madrid convocada el 17 de julio, domingo. Posiblemente ahí puede jugarse el destino definitivo de una idea y un proyecto de base que ha sido recibido con múltiples simpatías, pero que ahora necesita ganarse la credibilidad.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·