Domingo 27/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Contrastes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La vida está llena de contrastes y no digamos nada la vida política. Además, eso de ser político en ejercicio obliga a nadar y guardar la ropa.

La vida está llena de contrastes y no digamos nada la vida política. Además, eso de ser político en ejercicio obliga –al menos todos lo intentan- a nadar y guardar la ropa y a veces, en ese ejercicio, alguien se puede quedar con el trasero de las ideas al aire.

El pasado sábado publicaba ‘La Gaceta de los Negocios’ una entrevista con Soraya Sáenz de Santa María. Aparte de los consabidos tópicos y de las frases hechas, a una pregunta sobre sus creencias religiosas, a propósito de su matrimonio, se despacha la dirigente del Partido Popular afirmando sin el menor sonrojo: ‘Soy de esas católicas que practican más o menos, según las circunstancias y el momento. No soy muy dada a hablar de estas cosas. También digo que soy una firme defensora de la libertad religiosa’.

Naturalmente que la libertad religiosa rige para todos –incluso para Soraya Sáenz de Santa María- pero a la vista de sus declaraciones en torno a su catolicismo, es evidente que también hay libertad para decir tonterías y sobre todo incoherencias. Si no le gusta hablar de ‘estas cosas’ pues se calla, no contesta a la pregunta, se ahorra el viaje y, lo que es más importante, nos ahorra a los demás el sonrojo de tener que leer ciertas afirmaciones.

Y siempre surge el contraste. Nos llegan noticias de una perfecta desconocida, al menos para los españoles, que va a ser la candidata a la vicepresidencia de los Estados Unidos por el Partido Republicano. Se trata de la gobernadora de Alaska –por consiguiente votada por sus conciudadanos para ocupar el cargo- Sarah Palin. Tiene 44 años, se declara conservadora, cristiana –por lo tanto no admite el aborto-, es madre de 5 hijos y el último, nacido en abril, con síndrome de Down. Todo un ejemplo de mujer consecuente con sus ideas y con sus creencias, con independencia de sus planteamientos políticos o de su gestión como gobernadora de un Estado, a la que no parece que hagan mucha mella las circunstancias ni los momentos cambiantes cuando se trata de decir lo que piensa y de actuar con arreglo a eso que dice que piensa.

Hay creencias y creencias, y formas y formas de ponerlas en práctica.

Y, por supuesto, hay contrastes.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·