Miércoles 22/11/2017. Actualizado 03:42h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Donald Morrison se pregunta en “Que reste-t-il de la culture française?” si la cultura francesa podrá salvarse algún día. Se responde con un rotundo “ciertamente

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Donald Morrison se pregunta en “Que reste-t-il de la culture française?” si la cultura francesa podrá salvarse algún día. Se responde con un rotundo “ciertamente".

Donald Morrison se pregunta en “Que reste-t-il de la culture française?” si la cultura francesa podrá salvarse algún día. Se responde con un rotundo “ciertamente”, aunque sus certezas no estén a la hora del día. Para salvarla, Morrison propone que se incite a los estudiantes de secundaria a elegir los estudios de letras, que se controlen y adjudiquen mejor los presupuestos en los campus universitarios o que las instituciones culturales sean condenadas a buscar otras fuentes de financiación distintas del dinero público.

Sobre la última sugerencia, el propio Morrison se muestra más bien fatalista: “Es poco probable que los franceses muestren una generosidad desmesurada mientras que las cajas del Estado aseguren el funcionamiento de las instituciones culturales”.

Y como si el alcalde de París quisiera darle razón, este sábado inaugura “Le Cent Quatre”, el 104, una antigua funeraria de la diócesis de París construida en1873 y reconvertida en talleres para artistas gracias a los cien millones de euros que ha gastado el Ayuntamiento.

La idea no deja de ser loable: se trata de un lugar de residencia y creación artística donde los creadores disfrutarán de un espacio de trabajo al mismo tiempo que lo acercarán al público en muchos casos con visitas gratuitas.

El “104” cuenta con 19 talleres (el más pequeño de 100 m2), a los que aspiran 3.200 candidatos que han presentado ya su proyecto. Los afortunados contarán además con un acompañamiento por parte de la nueva institución que también les ofrecerá los medios necesarios para poder realizar sus trabajos. De nuevo el dinero público.

El centro está instalado en el distrito XIX, un quartier popular que pronto puede verse contagiado de la fiebre “bobo” (bourgeois et bohème) que reina en el no lejano XI, y que va extendiéndose por todo el este de París.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·