Domingo 27/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Genio y figura

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La pérdida de un político de la talla de Jaime Mayor Oreja es un revés para el Partido Popular, lo reconozca o no Dolores de Cospedal.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

Sería injusto que los árboles de su despedida y de los asuntos del Partido Popular dejaran ver el bosque de la trayectoria política y personal de Jaime Mayor Oreja. Se trata de un político con una de las hojas de servicio más limpia y más eficaz de nuestra democracia.

Bien es verdad que Jaime Mayor Oreja, dicho popularmente, nunca se ha ‘casado’ con nadie y ha tenido pocos ‘noviazgos’. Mayor Oreja es uno de los hombres públicos más claros en sus declaraciones y más firme en sus planteamientos. Es un político que cae mejor a los ciudadanos que al resto de los políticos.

Con independencia de los cargos que ha ostentado, no siempre fáciles, su visión de los problemas, de todo tipo, en el País Vasco y más concretamente sus ‘profecías’ sobre las estrategias etarras, han dado siempre en la diana. Profeta para unos, agorero para otros y poco flexible para algunos, tan cierto es que nunca ha sido un hombre cómodo, como que tampoco ha creado problemas en su partido ni en los gobiernos a los que ha pertenecido.

Sus posiciones, por ejemplo sobre el aborto, defendidas abiertamente en todos los foros españoles y europeos, no siempre han tenido una buena acogida entre sus propios correligionarios.

Ahora se marcha –parece ser- de la política. Quizás no haya escogido el mejor momento para el Partido Popular y posiblemente la casualidad de hacerlo al mismo tiempo que otros –cuya trayectoria política es bastante diferente- ni le beneficie a él ni beneficie a los populares, pero de ahí al no ‘pasa nada’ de Dolores de Cospedal, va un abismo.

La pérdida para el Partido Popular de un político de la talla de Jaime Mayor Oreja es un revés, lo quiera o no el actual aparato del partido. Que Mayor Oreja esté procurando hacerlo de la mejor manera posible solamente dice bien de su honradez; pero es que, además, hay que tener en cuenta – se expliciten o no- las causas por las que se va. Ahí están los resultados de la fallida ‘doctrina Parot’; la actitud más o menos pasiva del Gobierno; sus desencuentros con los dirigentes populares y los silencios ominosos de Mariano Rajoy en relación a la candidatura europea.

Son demasiados frentes abiertos y Mayor Oreja ha decidido no presentar lista de agravios. Genio y figura.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·