Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Un Gobierno con fotofobia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Si la fortaleza del Gobierno de Mariano Rajoy, al poner en marcha el 155, ha sido un espejismo, el asunto de Cataluña y otras muchas cosas en España, no van a arreglarse fácilmente.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

La fotofobia en su auténtico significado, es una patología oftalmológica que produce en quien la padece un cierto rechazo a la luz. Pero la palabreja podría aplicarse a quienes tienen una especie de miedo insuperable a las fotos. Ese miedo puede tener distintas manifestaciones. Los hay que siempre buscan su lado bueno para que les inmortalicen las cámaras, los que nunca quieren salir, los que exigen fondos especiales o los que recurren a los retoques.

Desde el 1 de octubre, el Gobierno tiene una auténtica alergia a las fotos, a esas fotos que muestran a las fuerzas de orden público intentando, con los medios legales que tienen en su mano, restablecer ese orden público que es el principal objeto de su trabajo.

Tan patológica es esa ‘fotofobia’ que se ha tolerado que unos pocos individuos hayan puesto en jaque a toda la población de Cataluña, cortando carreteras, obstruyendo vías férreas e impidiendo a los ciudadanos acudir a su trabajo. Cualquier cosa menos una foto. Va a resultar que la dureza del Gobierno ante la actuación de Trapero, fue una simple coartada, cargarle el marrón e irse de rositas por lo sucedido con los Mozos de Escuadra el día del ‘pseudoreferendum’. Ahora ya no hay coartada y solo de dejación de funciones puede calificarse lo ocurrido en Cataluña el pasado miércoles.

Si -según se dice que dijo Alfonso Guerra- ‘el que se mueve no sale en la foto’, aquí se trata de no moverse para no salir en la foto y si la fortaleza del Gobierno de Mariano Rajoy, al poner en marcha el 155, ha sido un espejismo, el asunto de Cataluña y otras muchas cosas en España, no van a arreglarse fácilmente.

Gobernar de espaldas a la opinión pública es un error, pero hacerlo pensando solamente en un sector de esa opinión, es un suicidio político.

Ya solamente falta que la ‘fotofobia’ se contagie a los tribunales.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··