Miércoles 22/11/2017. Actualizado 13:37h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

‘Gozalito’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se nos ha ido uno de los mejores profesionales de la historia en lo que a la información deportiva se refiere. Documentado, sabedor y conocedor de los entresijos de los vestuarios.

Todavía se puede escuchar su voz aniñada en algún disco de algún cuento infantil cuando desde pequeñín hacía papeles de chaval en el cuadro de actores de Radio Madrid. Y Juanma lo llevaba a gala al igual que presumía de las cifras ‘Guiness’ de su trayectoria profesional. Nadie había hecho más Juegos Olímpicos, ni más Tours de Francia, ni más Mundiales de fútbol, ni más Vueltas ciclistas a España.

Y además lo hacía con una pasión y una entrega que, quienes le conocimos bien, valorábamos día a día en su despachito de la redacción de deportes de Radio Nacional, en donde ocupaban un puestos de honor sus grabaciones de música clásica.

También presumía –eso sí con menos motivo- de sus dotes como jugador de fútbol sala, pero el entusiasmo era el mismo y le gustaba que por ser rubiajo, los amigos le llamáramos ‘kubalita’.

Se nos ha ido uno de los mejores profesionales de la historia en lo que a la información deportiva se refiere. Documentado, sabedor y conocedor de los entresijos de los vestuarios o de los avatares de una competición., Juan Manuel Gozalo era un seguro para cualquier responsable de cualquier emisora. La suya, por definición, fue Radio Nacional de España y su programa por antonomasia, ‘Radiogaceta de los Deportes’.

Opinaba y decía con el mismo aplomo fuera del micrófono y dentro del estudio, desde la cabina de cualquier campo de fútbol o desde la meta de la más aburrida etapa ciclista. Un periodista de los pies a la cabeza, un vocacional que estuvo ‘al pie del micrófono’ hasta el último día.

Cascarrabias, pero buen amigo, los enfados le duraban una sonrisa o unos primeros compases de cualquier sinfonía clásica, mientras te anunciaba ‘confidencialmente’ el último fichaje de un futbolista o el cese de un entrenador. Lo sabía todo y lo compartía todo, pero su gran pasión fue la radio por sí misma, la radio pura y dura de cada día, cuando con una voz inconfundible abría su Radiogaceta.

Descansa en paz ‘Gozalito’.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·