Jueves 24/05/2018. Actualizado 11:05h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Independientes en listas electorales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los partidos políticos están “fichando” para sus listas a profesionales independientes.

Un artículo de...

Javier Arnal
Javier Arnal

Más artículos de Javier Arnal »

En sí mismo, siempre me ha parecido interesante y hasta positivo, porque supone una apertura a la sociedad, admitiendo que no hace falta tener carnet del partido para ser candidato por un partido.

Sin embargo, en los momentos actuales refleja en buena medida la desorientación de ciertos partidos políticos, que sienten el rechazo de los ciudadanos por las experiencias vividas y buscan congraciarse con los votantes. Los partidos buscan rostros populares, periodistas, economistas o juristas que den una sensación de rigor y “cambio” en el modo tradicional de ejercer la política o el gobierno, especialmente en la corrupción pestilente que padecemos.

A través de los propios independientes que están recibiendo ofertas de diversos partidos políticos, me llega la negativa de muchos a aceptar tal ofrecimiento. Sienten que se les utiliza como reclamo, temen un lógico abandono o debilitamiento de su tarea profesional, y sobre todo están rechazando las ofertas porque les parece que los partidos van a seguir funcionando como hasta ahora, es decir, sin respetar la independencia e intentando imponer la disciplina de partido en todas las cuestiones, y sin arbitrar las medidas necesarias para impedir la corrupción. En definitiva, que se dan cuenta de que su independencia acaba en el momento en que aceptan integrar una lista, lo cual tiene su lógica y también sus riesgos evidentes de sentirse “florero” o “papel de usar y tirar”.

Las ofertas llueven desde Vox, Podemos, PSOE…, prácticamente de todos los partidos. Cada formación política percibe la volatilidad electoral que se vive en estos momentos, en un año en que vamos a tener cuatro convocatorias electorales en España.

Un ejemplo de la búsqueda urgente de independientes para sus listas es el de los socialistas valencianos. Su líder y aspirante a presidir la Generalitat, Ximo Puig, ha tomado la decisión de que haya independientes en las listas de Castellón, Alicante y Valencia. Puig ha colocado como cabezas de lista en Valencia a dos independientes, la economista y experta en servicios sociales María-José Mira, y el periodista y escritor Fernando Delgado.

Curiosa decisión la de Puig: no hay nadie entre los militantes socialistas que pueda ser cabeza de lista en Valencia. Ni militante ni actual líder socialista. Puig quiere hacer un “guiño” de esta manera al descontento social, pero se está encontrando con muchas negativas – sobre todo en Alicante-, y él sigue buscando con un perfil bastante definido: preferiblemente mujer, con contrastada experiencia profesional, con cualidades para la comunicación, y algún profesor universitario.

El socialista valenciano parece querer acabar con los repartos de poder entre las “familias” o “corrientes” tradicionalmente activas y enfrentadas en el partido, y ha optado por decidir él sólo las listas, relegando a líderes hasta ahora relevantes. En Castellón el número 1 es el propio Puig, natural de Morella - bello municipio castellonense - , que lleva 30 años ocupando cargos socialistas: quiere una renovación, pero él se aferra, pretende perpetuarse y no permite dar paso a otros. ¿Quiere alcanzara los 40 años de vivir de la política, como cifra que él ha evocado como inaceptable para Franco? Ahora busca como número 2 por Castellón a un independiente ¿para disfrazar la propia eternización de Puig en la política? Al menos, resulta curioso.

Hay sobrados motivos en los independientes “tentados” por los partidos políticos para recelar de las propuestas o aceptar.

La opción de Ximo Puig es descarada. Ya he dicho que, en general, me parece una opción interesante, sobre todo en estos momentos en que necesitamos políticos de mayor altura, no “profesionales de la política”, pero ser un buen profesional no garantiza ser buen político.

De todas formas, yo me permito animar a los independientes que se vean con condiciones a apostar un tiempo por la política, pero siendo realistas y sabiendo muy bien quién se lo ofrece y para qué, y que es para un tiempo limitado. Ni ingenuidades ni sentirse mejor que todos los demás: que dé el paso quien pueda aportar, pero sin utopías ni visiones angelicales. Esto ya es el comienzo de tener olfato político.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··