Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Manuela la limpia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Manuela Carmena está tan obsesionada con la limpieza, que cualquier día pasa el dedo –el dedo de la dedocracia- por el borde de los cuadros del despacho a ver si tienen polvo.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

Entre contrata y contrata, entre multa y multa a pie de contenedor de basura y en plena campaña publicitaria en pro de la limpieza –campaña a cargo de agencia bien conocida por Manuela Carmena- va la alcaldesa de Madrid y se dedica a regalar ceniceros a los flamantes campeones de la Copa del Rey de baloncesto. De todos es sabido lo que fuman estos chicos que, entre tiempo muerto y tiempo muerto, ponen el parqué de las canchas perdido de colillas.

Algunos nos negamos a calificar de ocurrencias las decisiones de Carmena y preferimos hablar de auténticas maldades, maldades de maldad y que, lejos de la improvisación, todas tienen su recorrido y estudio previo de las consecuencias.

Pero hay cosas que, aun siendo maldades, tienen mucho de ocurrencia o de ‘chochería’. Por ejemplo lo de regalar ceniceros a deportistas de élite.

Y es que lo de Manuela con la limpieza se ha convertido en una obsesión. Tan obsesionada está, que el día menos pensado se dedica a pasar el dedo -ese dedo de los nombramientos ‘nepóticos’- por el borde de los cuadros que tiene en el despacho, para ver si encuentra polvo y abronca a la empresa de la contrata y hasta la expulsa del Ayuntamiento, si se entera que la contrata la firmó Ana Botella.

Lo limpia todo excepto la delegación de Cultura del municipio madrileño.

Y que se preparen los baloncestistas del Real Madrid porque cuando a Carmena le informen los de la memoria histórica, y se entere de que esa sección de baloncesto la creó y mantuvo contra viento y marea, don Santiago Bernabéu, va y les quita los ceniceros, como si fueran el rótulo de una calle de la capital.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··