Domingo 15/07/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Rajoy, como en el waterpolo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Si de verdad queremos optar a la excelencia -según nuestras circunstancias todos podemos y debemos hacerlo-, va a ser necesario un baño de realismo.

Maica García, la "boya" de nuestro equipo femenino de waterpolo, decía ayer: "no necesito marcar 20 goles para saber que soy la mejor". ¡Qué equilibrio, qué conocimiento, qué responsabilidad! ¿No les parece? Contrasta esa contundencia -a algunos les podrá parecer presunción- con el apocamiento, envidias y complejos que cunden entre tanta gente, incluso entre quienes tal vez sean magníficos profesionales.

Si de verdad queremos optar a la excelencia -según nuestras circunstancias todos podemos y debemos hacerlo-, va a ser necesario un baño de realismo; tal vez crudo, tal vez desagradable, pero sin duda necesario para tomar perspectiva y mejorar detalles y actitudes.

Es un mal crónico muy extendido del que nos avisan nuestras amigos europeos: no podemos encandilarnos con proezas de quita y pon, no podemos conformarnos con solidaridades de pitiminí, ni con excusas de "de perdidos al río". Igual que la "boya" en el equipo de waterpolo, hemos de sacrificar lucimientos y comodidades, incluso prepararnos a recibir patadas bajo el agua, que nadie verá, sin nunca recurrir al victimismo.

No lo digo yo, toda España lo sabe, salir de esta salvaje crisis económica implica superar la profunda crisis de honradez y fortaleza, "ganada" a pulso por los ciudadanos, con el cínico aplauso, ejemplo y estímulo irresponsable de algunos poderosos, políticos, sindicalistas y mandamases variopintos. Ha sido el tener más que el ser la motivación de muchos, durante muchos años. Y aquí estamos, compuestos -más bien descompuestos- y sin novia, esa Europa que se hace rogar y que nos pide virtudes, tanto tiempo descuidadas por nosotros.

¡Pero nunca es tarde si la dicha es buena!: galvanizar voluntades es posible y de buena tinta se sabe que un buen "conquistador" como el Sr. Manuel Pizarro va a tener mucho que decir y hacer el curso próximo.

Pues el Sr. Rajoy que le vaya preparando, no una medalla olímpica, sino un toisón de oro, si consigue embridar tanto desmadre y sosegar tanto fulanismo. Y si es preciso que lo lleven en hombros el Sr. Montoro y el Sr. de Guindos, para entre los tres hacer de eficacísima "boya", como la de nuestras campeonas de waterpolo. ¡Falta nos hace!

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·