Jueves 14/12/2017. Actualizado 10:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Salgado dice sí. Pumpido dice no y Aguilar dice sí y no. Por Sant Jordi rosas y espinas.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En la cosa de los dineros hemos pasado del espectro de Solbes a la fantasmada de Elena Salgado que dice que hay margen para más gasto público y comienza por Cataluña a tirar la casa por la ventana.

Y Salgado dijo sí. Hay dinero, se puede aumentar el gasto público y para demostrarlo, aprovechando el día del libro y la rosa, se ha liado los euros a la cabeza y ha comenzado la andadura para lo de la financiación de Cataluña.

Claro que Chaves había abierto el camino. Se fue a la Plaza de San Jaime y no es que le regalara rosas a Montilla, es que salió al balcón aquel del ‘Ja sóc aquí’ de Tarradellas y se lio a tirar pétalos a diestro y siniestro. Todo lo que quiera Montilla, lo que haga falta y a ver como nos portamos en Madrid, que el ‘presi’ está empezando a padecer el síndrome de la soledad y ya no le consuela ni José Blanco que está más por Esperanza Aguirre.

Si estaría generoso Manuel Chaves que a Rajoy le ha faltado tiempo para marcharse con su cestita de rosas y su caja de libros a pasear por las Ramblas y hasta para ir a felicitar a Joan Laporta por los goles de Iniesta y quién sabe si hasta pedirle disculpas por las brutalidades de Pepe, el del Madrid, no el del Popular.

Dice Alonso que la fecha del debate del estado de la nación es la buena, porque está alejada del fragor electoral. Pero hay otros que piensan todo lo contrario, que la han puesto en plena campaña electoral, pero evitando que Rodríguez Zapatero tuviera que ir al debate con los resultados de las europeas a cuestas, que ahora tras las jornadas gastronómico-nostálgicas que organiza Aznar, se le están poniendo crudas al PSOE.

Alonso, sin llegar a Solbes, es tristón. Y, o bien por la coyuntura o bien por naturaleza parece que se va a poner a llorar en cuanto ve cerca un micrófono.

Y es que la vida política está llena de rosas, y las rosas tienen espinas, y ver la cara de Llamazares tras el pinchazo que le ha proporcionado Rosa Aguilar era todo un ejercicio de conmiseración. Llamazares hasta ahora ha podido producir enfados, desasosiegos y hasta hilaridad, pero pena, lo que se dice pena, la que inspiró cuando decía aquello de que Rosa ha perdido todo su potencial. Hay que tener moral para afirmar que alguien en Izquierda Unida tiene potencial. Porque lo de Cayo Lara si que ha sido una diana floreada. Cambiar una rosa por miles de rosas y de propina miles de claveles es el colmo del optimismo. Vamos de optimismo antropológico.

Y si Elena Salgado ha dicho sí a aumentar el gasto público, Conde Pumpido ha dicho no. Que él no tiene nada contra la policía que son todos unos santos –incluidos los de las orgías de Coslada- y que respetos al máximo que decían los de Cruz y Raya.

Pero lo bueno es lo de Rosa Aguilar. Sí a Griñán y no a Izquierda Unida. Claro que esas calabazas se veían venir hace tiempo. Y la nueva consejera de Obras Públicas de la Junta de Andalucía pide respeto. Pues nada, otra vez, respetos al máximo.

Incluso hay que respetar a López Aguilar, que sobrado de ideas de cara a las elecciones al parlamento europeo ha dicho que ‘parte del electorado socialista puede expresar en el voto su malestar con la crisis’. Hay que reconocer que el canario ha estado a la altura de las circunstancias.

De todas formas la crisis económica, incluidas las cifras del paro, les tiene a todos en ascuas excepto a los que son optimistas antropológicos. Lo que pasa es que se trata de una especie a extinguir. Tan a extinguir que ya no queda más que Zapatero y hay quien dice que tras las europeas él también estará en vías de extinción.

El que estará exultante es Montilla y no solo por los resultados del Barça, ni tan siquiera por la visita complaciente de Chaves, ni por el paseo por las Ramblas de Rajoy. Lo que de verdad ha encandilado al molt honorable es la noticia procedente de su antiguo municipio. En Cornellá están dando ejemplo de cómo se debe defender el catalán en los colegios y eso ha resultado emocionante.

Y ahora todos –Rajoy y Rodríguez Zapatero- a buscar amigos en el parlamento, y los posibles amigos –Duran i Lleida por ejemplo- haciéndose los estrechos y mostrándose como señoritas pudorosas.

Pero ya se sabe que el pudor en política dura menos que un chaval hablando castellano en el ‘pati’ de Cornellá.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··