Domingo 15/07/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

La vida misma

Sánchez salva a Zapatero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cuando José Luis Rodríguez Zapatero tuvo que salir huyendo de su puesto de presidente del Gobierno de España; nadie daba un duro (cinco pesetas en la vieja moneda española) por el futuro del político leonés.

Un artículo de...

Luis Ángel De la Viuda
Luis Ángel De la Viuda

Más artículos de Luis Ángel De la Viuda »

En aquel momento, Zapatero era un apestado, al que los políticos de la oposición menospreciaban y los de su partido trataban de evitarle en cualquier foro. En la campaña electoral que perdió Rubalcaba, no le dejaron enseñar la oreja en los mítines y nadie acudía a su opinión para tratar de reforzar las posiciones socialistas. Rajoy le llegó a calificar en público de “bobo solemne”. Parecía que, a todos los efectos, el alucinado presidente socialista terminaría sus días siempre sonriente –eso, sí- en el Consejo de Estado, aburrido y olvidado.

El pasado domingo, en el anticipado jubileo de Susana Díaz, proclamada tercera candidata a la Secretaría del Partido Socialista, Zapatero, exhibiendo su habitual simpleza, con su rostro reconfortado, se sentaba en primera línea, con los grandes del socialismo español, -Felipe González, Alfonso Guerra y el propio Rubalcaba-, para avalar la proposición electoral de la candidata sevillana a la Secretaría General del PSOE.

¿Qué ha pasado? Pues que a todo hay quien gane. La reciente historia del también candidato Sánchez y el peligro evidente que representa para el socialismo y para España su anunciada proposición política, ahora reducida a “sí es sí”, o lo que es lo mismo, pactar con el demonio para evitar al PP, ha hecho el milagro. A pesar de sus veleidades venezolanas, de su inconsistencia y de su reciente pasado, Zapatero es un valor a tener en cuenta, hay que contar con él. Sánchez es un peligro y, curiosamente, Zapatero puede ser, incluso, un antídoto.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·