Domingo 25/02/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca… Alemania da envidia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mientras nuestros políticos se lían a sopapos por una nevada y se dedican a arañar votos unos a otros, en Alemania a punto está de consumarse una gran coalición de gobierno entre conservadores y socialdemócratas.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

En principio, ni España tiene por qué envidiar nada a Alemania, ni Alemania tiene por qué envidiar nada a España. Pero lo cierto es que hay cosas y casos concretos en los que la envidia campa a sus anchas de un país a otro.

Nunca se ha sabido por qué, pero la realidad es que lo que en otros países es normal y de uso corriente, en nuestro país, o no existe o su existencia se hace muy difícil.

Mientras en España nuestros políticos, y sus distintas formaciones, se agarran a una nevada normalita y a una paralización de autopistas en la que quedan atrapados miles de coches, para darse de palos, pedir dimisiones, abrir expedientes, descalificar contrarios y arañar votos, en Alemania se camina, a pasos agigantados, hacia una gran coalición de gobierno entre conservadores y socialdemócratas. Y, claro, da envidia.

Aquí, no se trata de llevar a cabo programas, se trata de aprovechar la más mínima ocasión para intentar descabalgar a quien ostenta el poder, para encaramarse en él y, para eso, lo que menos importa es la nación, los intereses de los ciudadanos, la resolución de problemas o la consecución de metas comunes que tan caras son en otras latitudes.

Nuestra vida política consiste en una campaña electoral permanente, en una continua batalla por conseguir escaños y en buscar fallos, corrupciones y escándalos del otro, con un único afán centrado en la ambición de poder.

Cualquier asunto, por trascendental que parezca, y por necesario que sea un acuerdo, pasa siempre por el tamiz de los intereses electorales. Esperpentos aparte, es lo que ahora se está viviendo en Cataluña y lo que cada día ocurre en los distintos gobiernos de coalición que hay en comunidades y municipios. Nadie da un paso sin sopesar antes su trascendencia electoral.

Por eso da envidia Alemania, donde derechas e izquierdas se ponen de acuerdo en defensa de intereses comunes que han colocado por encima de partidismos y hasta de ideologías.

Por eso, en España siempre está y estará de moda y será de máxima actualidad esa pintura negra de Goya en la que -con el fango hasta las rodillas- dos españoles se muelen a palos.

Lo de siempre, aunque a veces el fango se cambie por nieve.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·