Lunes 16/07/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca… Carmena no se merece a Madrid

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Muchos pensarán y dirán que Madrid, los madrileños, no se merecen tener una alcaldesa como Manuela Carmena, pero lo realidad es la contraria, Manuela Carmena no se merece ser alcaldesa de Madrid.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

Las bochornosas jornadas que se han vivido en el madrileño barrio de Lavapiés -provocadas única y exclusivamente por algunos concejales del Ayuntamiento y por ‘aprovechalotodo’ como Monedero- no son más que el reflejo de una realidad que se viene viviendo en la capital desde que Manuela Carmena, gracias a Pedro Sánchez, tomó posesión de la alcaldía de la Capital.

Muchos pensarán y dirán que los madrileños y Madrid no se merecen tener una alcaldesa como Manuela Carmena, pero la realidad es la contraria, Manuela Carmena no se merece ser alcaldesa de Madrid.

Si simplemente –como dicen algunos- es un adorno colocado ahí por quienes realmente ejercen el poder en el Ayuntamiento y como una coartada que de ciertos visos de seriedad a su gestión sectaria y disolvente, además de un fraude, es un fracaso, porque la zafiedad, el talante y las formas de la alcaldesa no cumplen las expectativas de quienes la pusieron ahí.

Si Carmena es dueña de sus actos y de sus palabras y es responsable de nombramientos y de repartir cometidos, la cosa empeora porque, a la vista de su trayectoria, el resultado que se obtiene no puede ser más deleznable.

Llegada, al parecer, urgentemente de París para hacerse cargo de la situación tras los sucesos de Lavapiés, con mala cara y peores modos, se extraña de que se le pregunte por la posibilidad del cese de los responsables de las algaradas, atizadas con mentiras y manipulaciones desde los despachos del Ayuntamiento y afirma, agria de cara, que no encuentra nada reprobable en la conducta de sus subordinados.

Tanto si esa subordinación es de los concejales hacia ella o de ella respecto a los concejales, su actuación es inadmisible.

Hay que señalar a los responsables y los responsables –que no se busquen otros- son dos. Una, Manuela Carmena, por títere de quienes la pusieron o por actor principal del desaguisado. El otro, Pedro Sánchez que consintió y sigue consintiendo que, un personaje como Manuela Carmena, sea alcaldesa de Madrid.

Madrid, que lo soporta todo y lo aguanta todo, sigue siendo una de las ciudades mejores del mundo, pero Carmena no se merece a Madrid.

Ni una ciudad podía llegar a menos, ni una ciudadana podía llegar a más.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··