Domingo 27/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca… El Destapado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Son los socialistas quienes deben decidir sobre el futuro de Emiliano García Page, pero en cualquier caso deberían plantearse su opción entre los galgos de Chacón y los podencos de Rubalcaba.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

No estamos sobrados de políticos que hablen con un mínimo de coherencia y de sentido común. Tampoco están sobrados en el Partido Socialista de gentes que además de sentido común digan cosas medianamente interesantes. Por eso tener a la vista declaraciones y opiniones de Emiliano García Page siempre es un respiro y una esperanza.

Ni el socialismo ni la España actual pueden permitirse el lujo de no escuchar a hombres que, como el actual alcalde de Toledo, razonan sin sectarismos, opinan sin rencores y miran más hacia adelante que hacia atrás.

Emiliano García Page es uno de esos personajes y no debería el Partido Socialista dejar pasar mucho tiempo sin plantearse, entre los galgos de Pérez Rubalcaba y los podencos de Carmen Chacón, las posibilidades del político toledano.

Dice de sí mismo que el curriculum no significa capacidad, pero su curriculum es más suficiente que el de muchos de quienes hoy se encaraman a los sillones de Ferraz, y su capacidad de hombre joven es, como mínimo, la esperada, porque un político que es prudente, que no descalifica sin ton ni son y que tiene una cierta experiencia de gobierno puede ponerse, cuando menos, en la línea de salida.

Demasiado prudente y algo ambiguo en sus opiniones no ‘se moja’ fácilmente, pero tiene las ideas claras y no todos pueden decir lo mismo. Ideas claras sobre lo que está pasando en el PSOE e ideas claras de lo que hay que hacer. Ideas claras de lo que está pasando en España y para ese problema tampoco le faltan soluciones. Su dilema es el mismo de otro político de la tierra: pasar el Tajo y cuándo pasarlo. Y ahí, García Page no puede permitirse errores.

Entre tanto y mientras no pase el río, la tiene tomada con Dolores de Cospedal. Es lógico y normal, pero no debería centrar en ella toda su artillería y también ahí debería tener un poco más de calma y de sentido de la oportunidad.

Si sería o no un buen candidato lo tienen que decidir los interesados, que son los militantes socialistas. Están en su derecho de no considerarle una buena opción, pero se equivocarían si al menos no se lo plantearan.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·