Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca… Mamá, quiero ser experto

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Porque hay, o puede haber, expertos para todo. Sin ir más lejos el ministro Montoro ya anuncia una comisión de expertos para que informen sobre la reforma fiscal que se nos viene encima.

Ahora que pensábamos que con esto de la transparencia nos habíamos quitado de encima a una buena pléyade de asesores de los políticos, aparecen las comisiones de expertos.

Los expertos son un grupo de señores y de señoras (escribo señores y señores sin necesidad de reformar la Constitución), reclutados no se sabe por quién, ni tampoco por quiénes son propuestos, que se reúnen y evacúan (que nadie piense mal) un informe sobre la materia de que se trate.

Hasta aquí todo va más o menos bien. Pero es que en cuanto han evacuado, la materia de la evacuación se convierte en dogma de fe y hay que reverenciarla como si del oráculo de Delfos se tratara.

Es anunciar que lo ha dicho la comisión de expertos y mano de santo.

Ahora tenemos en pleno auge la comisión de expertos en relación a las pensiones. Se han reunido los expertos y han dicho... Pues no se hable más. El Gobierno asume la evacuación y la lleva a las Cortes Generales para que éstas evacúen una ley. Y hasta la próxima.

Porque hay o puede haber expertos para todo. Sin ir más lejos el ministro Montoro ya anuncia una comisión de expertos para que evacúen la reforma fiscal que se nos viene encima.

Y a fuerza de comisiones uno comienza a echar de menos a más expertos. Por ejemplo expertos que hubieran evacuado para Urdangarín, para la sanidad pública, para la tan controvertida ley de educación, para el banco europeo ese y para la Comisión esa que está en Bruselas. Expertos que hubieran evacuado sobre los Eres, sobre las gasolineras en las que reposta José Blanco y hasta en la asignación de los jueces para los distintos casos que se traen entre manos y entre excarcelación y 'carcelación'. Tampoco hubiera venido mal una comisión de expertos para evacuar a Mourinho. Claro que el portugués se ha evacuado solo.

Los expertos son muy útiles. Lo que pasa es que uno se malicia que o sobran los ministros o sobran los expertos. Si el ministro fuera experto se supone que no necesitaría de un experto. Si necesita un experto es que él no lo es y entonces lo mejor es nombrar ministro al experto y nos ahorramos un trámite. En fin un lío.

Los expertos tienen su pedigrí. Todos y todas (sin necesidad de reformar la Constitución, Sr. Rubalcaba), son catedráticos de universidad y doctores por varias universidades.

Claro que mientras uno busca en el ranking de las mejores y más prestigiosas universidades del mundo una que sea española, igual a los expertos, catedráticos y doctores, les ha llegado la jubilación y hay que buscar otros.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··