Miércoles 13/12/2017. Actualizado 13:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca: Plácido Domingo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En tiempos de tanta estulticia, de tanta bajeza moral, de tan poca categoría profesional y de tanto 'navajeo', la actitud de un señor como Plácido Domingo es muy de agradecer.

Cuando se supo la enfermedad de Plácido Domingo, de la que parece estar recuperándose muy satisfactoriamente, fuimos muchos quienes nos asustamos y nos lamentamos de lo que estaba ocurriendo, tanto por la persona como por el profesional.

Plácido Domingo ha reaparecido y lo ha hecho en el Teatro Real. No ha sido cantando, como estaba previsto, 'Il Postino', sino para estar presente en el ensayo general de la obra que se estrena y para estar con sus nietos, que hacen algún papel. Una vez más el gran tenor ha dado muestras de un señorío y de una calidad humana fuera de toda duda. Con una categoría indiscutible, incluso permitiéndose alguna broma, Domingo hablaba de la embolia pulmonar que le había impedido cantar en Madrid y mostraba su agradecimiento a los que se habían preocupado e interesado por su salud.

En tiempos de tanta estulticia, de tanta bajeza moral, de tan poca categoría profesional y de tanto 'navajeo', la actitud de todo un señor como Plácido Domingo es muy de agradecer.

El mundo de los famosos, que no del 'famoseo basura', ha ganado muchos enteros con un divo, en el mejor sentido de la palabra, un auténtico divo, una verdadera figura universal en su arte, que se muestra tal como es, sencillo, accesible, sin artificios y con una sinceridad absoluta. Sin exclusivas y sin 'posados'.

Sería un sacrilegio comparar a Plácido Domingo con algunos de los 'famosillos basura' que cada tarde aparecen en la televisión, pero sí que es bueno resaltar su postura, su magnífica trayectoria humana y profesional, su caballerosidad y su hombría de bien.

Ahora que tan de moda está eso de los referentes, hay que decir que este hombre sí es un auténtico referente, un buen ejemplo para quienes empiezan, no solamente en el arte, sino en la vida en general. Esos jóvenes que batallan cada día por abrirse camino y que, posiblemente, no siempre acierten con las herramientas adecuadas para lograr su fin. El camino está trazado y lo trazan hombres como Plácido Domingo.

Maestro: suerte, que sea por muchos años y que le escuchemos de nuevo en Madrid.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··