Miércoles 18/07/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca… Rubiales y Sánchez, vidas paralelas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cuando se examina la gestión de Pedro Sánchez al frente del Gobierno, entran serias dudas sobre sus capacidades, las mismas serias dudas que albergan quienes analizan la trayectoria de Luís Rubiales al frente de la Federación Española de Fútbol.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »


Si la risa va por barrios, la risión que suponen ciertas gestiones presidenciales empieza a preocupar.

Si Pedro Sánchez no despertó demasiadas expectativas, tanto por sus capacidades personales como por la forma en la que llegó a la Presidencia del Gobierno, Luís Rubiales sí había hecho concebir ciertas esperanzas al mundo del fútbol, sobre todo tras la dilatadísima etapa de Ángel María Villar.

Cuando se examina la gestión de Pedro Sánchez al frente del Gobierno entran serias dudas sobre sus capacidades, las mismas serias dudas que albergan quienes analizan la trayectoria de Rubiales al frente de la Federación Española de Fútbol.

Rubiales un profesional del fútbol, de buen talante y de mejores modales, invitaba a pensar que, títulos aparte, se había acabado la noche negra de la Federación más importante de nuestro deporte. Pues ha bastado un cese, un mundial y un nombramiento para echar por tierra cualquier atisbo de acierto.

No es fácil tomar en tan poco tiempo tres decisiones y que las tres resulten tres errores de bulto.

Cesar a Julen Lopetegui, con los jugadores de nuestra selección, prácticamente calzándose las botas para jugar contra Portugal, fue una pifia de las que hacen época. Hubiera hecho época si no la hubiera adelantado en categoría y a toda velocidad, la metedura de pata que supuso designar a Fernando Hierro para dirigir al equipo español en el Mundial de Rusia. Pero a la tercera va la vencida y Rubiales ha batido su propia marca con el nombramiento de Luís Enrique como nuevo responsable de nuestros destinos fubolísticos.

No era fácil –méritos profesionales aparte, que tenerlos los tiene- encontrar un personaje con menos simpatías dentro y fuera del fútbol, alguien con tan escaso don de gentes y con menos mano izquierda.

Pues Luís Rubiales lo ha encontrado y además le ha nombrado seleccionador nacional de fútbol.

Un crack este Rubiales que, si sigue en esta brillante trayectoria, puede hasta llegar a La Moncloa.

Hay antecedentes.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··