Lunes 21/05/2018. Actualizado 14:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca… Zapatero sigue en las nubes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

O Rodríguez Zapatero está en las nubes o, lo que es más probable, se cree que los que estamos en las nubes, somos los demás.


Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

Quizás una de las pocas verdades que haya dicho José Luis Rodríguez Zapatero en su vida política, sea aquello de que se iba a dedicar a las nubes. Lo está cumpliendo a rajatabla, tanto en sus afanes peripatéticos de viajero incansable, como en sus reuniones más o menos secretas o en sus declaraciones más bien tirando a bobas.

Si antes fueron Cuba o el Sahara los motivos de sus dislates, ahora ha sido La Stampa, periódico italiano, el que ha acogido las reflexiones (¿) del político socialista respecto a Podemos. ‘Podemos no es populista sino más bien socialdemócrata’. No hay vuelta de hoja, o no sabe lo que es y supone la socialdemocracia, o no sabe lo que es y supone el populismo. Posiblemente, lo que ocurre, es que el ínclito ‘estadista’ ignora la naturaleza de ambos términos.

Y Rodríguez Zapatero, pinturero él, cual novillero primerizo, se adorna y, gustándose, sigue embalado: ‘son jóvenes, viven en el cielo, sin techo ni suelo’ (que uno piensa que, dada la situación inmobiliaria de alguno de los dirigentes, podría haber escogido otra metáfora); ‘Pablo Iglesias es una persona educada y culta que ha militado siempre en la izquierda más utópica’.

Además de vacío, cursi. Y para rematar la faena, ya en pleno delirio, afirma que no teme la llegada de Podemos al panorama político español. Él sabrá por qué lo dice.

O Rodríguez Zapatero está, de verdad, en las nubes o, lo que es más probable, se cree que los que estamos en las nubes somos los demás.

Supuesto que ya no se le esperan veleidades de político activo –a no ser que le dé por la socialdemocracia o por el socialismo utópico de Podemos- lo que intriga son las razones, los objetivos o las ganancias –metafóricas, por supuesto- que impelen a este buen hombre a viajar tanto y a declarar tanto, a tantos viajes extemporáneos e impertinentes y a afirmaciones bobas.

Es lógico que se desaten ideas más o menos retorcidas y que se hagan conjeturas, más o menos malévolas.

Y es que los hay mal pensados y la niebla, aunque sea mental, es muy traicionera.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··