Sábado 26/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca… Los ‘ahoras’ de Rubalcaba

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Parece que Alfredo Pérez Rubalcaba acaba de llegar a la política o al menos eso es lo que pretende ‘vender’ en su campaña.

Cuentan un sucedido. Un caballero cae a la calle desde un segundo piso; por fortuna no sufre el menor daño, pero, lógicamente la gente se arremolina a su alrededor y uno de los curiosos le pregunta: ¿qué ha ocurrido? El accidentado se levanta sacudiéndose los pantalones y, como si nada responde: no tengo ni idea, yo acabo de llegar.

Parece que Alfredo Pérez Rubalcaba acaba de llegar a la política o al menos eso es lo que pretende ‘vender’ en su campaña. Además de la sonrisa perenne que -dicho sea de paso- no le va lo más mínimo, la camisa despechugada y la postura desenfadada encaramado a la banqueta –solo le falta la barra del bar para apoyar el codo- lo que de verdad pretende es hacernos creer que él acaba de llegar.

Pero la realidad es terca. Y como dijo Carmen Chacón son muchos años de terquedad en la política, muchos gobiernos a sus espaldas, muchos ministerios y muchas responsabilidades como para sacudírselas de un manotazo en los fondillos de los pantalones y decir: no sé, yo acabo de llegar.

Los periodísticos ‘ahoras’ van a estar a la orden del día en cuanto el candidato abra la boca: Rubalcaba dice ‘ahora’ que…; Rubalcaba propone ‘ahora’ que…; Rubalcaba piensa ‘ahora’ que…

Cada intervención de Rubalcaba es un intento de demostrar que ‘acaba de llegar’. Todas sus propuestas pretenden pasar el fielato de la novedad y por eso está tan expuesto a los ‘ahoras’ de sus adversarios y de los medios de comunicación. La tentación es demasiado fácil y la pregunta saldrá de muchas bocas: ¿por qué no lo hizo antes?

Si ningún político tiene demasiado fácil borrar épocas pasadas que pueden haber sido más o menos afortunadas, Pérez Rubalcaba lo lleva crudo. Si todos los políticos tienen una trayectoria –ya sea en lo personal, en lo profesional o en lo estrictamente político- pocos tienen el pasado político del candidato del Partido Socialista. Un pasado político, como todos, con luces y sombras, pero sobradamente conocido de los españoles. La pertenencia a gobiernos como los de Felipe González o Rodríguez Zapatero, marca; y Rubalcaba es de los que llevan esa marca bien visible, posiblemente porque ha sido un ministro que ha hecho cosas y que ha estado enredado en asuntos que no siempre han gozado de luz y taquígrafos.

Por eso el gran error del candidato, sería, está siendo, pretender hacerlo desaparecer.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·