Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca… Una campaña lastrada

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Todos los asesores insistieron en que lo importante del debate era no cometer errores. El lastre estaba servido y todos andaban con pies de plomo.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

La frustración de la pasada legislatura ha tenido muchas consecuencias en la repetida campaña electoral. Los partidos y los candidatos no han podido olvidar en ningún momento la situación provocada por el fracaso de unos y otros y la imposibilidad de formar gobierno. Esas consecuencias han desembocado en una campaña pobre, falta de ideas, a la contra y en la que se ha estado más preocupado en descalificar a los otros, que en ofrecer los aspectos positivos que debería tener cualquier oferta política.

Además, ha sido una campaña lastrada por el miedo al error. Todos los asesores que estaban cerca de los líderes en el tan traído y llevado debate insistieron a sus `pupilos` en que lo importante era no cometer errores. El lastre estaba servido y todos andaban con pies de plomo.

El resultado es una campaña en la que los líderes no se atreven a casi nada, no dicen lo que deberían y que tienen a los electores en un estado continuo de perplejidad.

Aunque lo agrio de algunos discursos -o lo que parecen declaraciones durísimas- den un resultado que en la superficie puede parecer arriesgado y agresivo, lo cierto es que lo único que parece novedoso, son las alcachofas que emocionan a Rajoy, los rencores y atavismos retrógrados de Iglesias, las dudas que sigue provocando Rivera y los gritos histéricos de Sánchez.

Timoratos, cuidadosos y aparentemente beligerantes, ningún líder ha arriesgado en el fondo, por mucho que la forma pueda hacer ver lo contrario.

Si a lo anterior se añade la sensación de que todo se jugará en el segundo tiempo de las negociaciones para lograr el gobierno, es claro que estamos en un compás de espera, en una campaña en la que, conocidos –salvo sorpresas- los resultados, se juguetea con el balón a la espera de que el árbitro pite el comienzo del segundo tiempo, para empezar a luchar de verdad por La Moncloa.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·