Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca… La otra herencia del PSOE

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La situación interna de los socialistas hace que cada uno haga méritos haciendo la oposición por su cuenta y eso no va a permitir ni un respiro a Mariano Rajoy.

Todos piensan que la más envenenada herencia que le ha dejado a Mariano Rajoy José Luís Rodríguez Zapatero, son los más de cinco millones de parados. Eso, con ser mucho y muy grave, no lo es todo. Aunque no lo parezca la herencia más envenenada que ha recibido el nuevo presidente del Gobierno, es la caótica situación del Partido Socialista.

Cuando una formación pierde el poder -y ya no tiene encima de la mesa las páginas en blanco del Boletín Oficial del Estado- todo es mohína. Y de eso, ahora, los socialistas andan sobrados. Las posibles primarias, la venidera regeneración del partido o la previsible bronca antes, en y después del congreso, se celebre cuando se celebre, suponen una carga más para el Gobierno actual que no va a gozar, no ya de cien días de tregua, sino ni siquiera de una hora de descanso de la oposición.

Y lo peor es que no se sabe ni quién es la oposición y, ni tan siquiera si hay oposición, porque lo del grupo mixto -los de las manos caídas sin aplaudir al Rey- es una especie de broma de mal gusto, y en el Partido Socialista todos hacen y seguirán haciendo la oposición por su cuenta.

Se ha dicho y es verdad, que el problema del actual socialismo español no es de nombres sino de ideas, y como no sobran en la bancada de la izquierda, a falta de ideas se centrarán, ya lo están haciendo, en criticar al Gobierno y en hacerlo sin ton ni son aunque, en según qué cosas, sí que hay son y ton, para esa crítica.

Por lo menos hasta que elijan un líder, no va a haber una oposición clara y con un cierto norte. Todos harán méritos haciendo crítica por su cuenta y saltando a la yugular de ministros y actuaciones un día sí y otro también y, si a eso añadimos que la situación obliga a tomar decisiones nada populares, la confusión estará servida y Mariano Rajoy tendrá que soportar una oposición caótica además del caos que le ha dejado su antecesor en el cargo.

Por eso es de esperar –sería bueno para todos- que el Partido Socialista aclare cuanto antes su situación interna y, bien con primarias, con el dúo de los ‘mimitos’ e incluso con la entrada en liza del alcalde de Toledo, presente una oposición fiable, seria y llevada a cabo por una izquierda moderna, fiable, con ideas nuevas. Porque eso, un país como España, lo necesita siempre.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·