Miércoles 17/01/2018. Actualizado 17:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca… Lo llaman opacidad financiera

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Lo llaman opacidad cuando está clarísimo quiénes se lo llevan, cómo se lo llevan y a dónde se lo llevan.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

Al llevárselo, simplemente llevárselo, lo llaman ‘opacidad financiera’. Hay que reconocer que le echan imaginación. También hay cosas de esas en las que se lo llevan, a las que llaman incidencias. Todo esto recuerda mucho a esos robos callejeros a los que en el argot se denomina ‘al descuido’, y a los perpetradores, ‘descuideros’. Si seguimos así vamos a terminar por llamar a eso de ‘llevárselo’, casualidades.

Lo de la denominación ‘financiera’ aún tiene un pase porque al fin y al cabo por ahí van los tiros. Lo que no se justifica de ningún modo es lo de la opacidad. Opacidad viene de opaco, de algo que no se ve  muy bien, algo que está tapado y que no está a la vista de forma nítida, algo que permanece oculto. Y si algo está claro, diáfano, a la vista de todos y algo que todos vemos es lo del ‘llevárselo’. Sabemos quiénes se lo llevan, cuánto se llevan y hasta el ‘modus operandi’.

Todos lo solucionan inflando facturas, falsificando recibos, sacando de los fondos destinados a otras cosas, financiando lo que no se debe de financiar. Metiéndolo en bolsas de basura o haciendo transferencias al extranjero.

El modo es lo mismo. De lo que se trata es de llevárselo y de mirar para otro lado. Nada por aquí, nada por allá. Y siempre están los partidos políticos o los sindicatos por medio; pero ellos como si nada, siguen a lo suyo. Unos a sus campañas y a sus cruces de insultos y reproches y otros a sus ‘primerosdemayo’ decimonónicos y rancios, atacando a la derecha, al capital y hasta al catecismo.

Y es que los que se los llevan no han dejado los ‘tics’ de ‘comecuras’.

Ayuntamientos, ‘ERES’, sindicatos, partidos, tesoreros, dimisiones, escaños que se abandonan, escaños que se pegan al trasero del presunto, sobres que vuelan; y ahora que la Liga de fútbol está en su mejor momento hasta pueden confundirse maletines de esos que circulan por ahí de mano en mano y de despacho en despacho.

Ya va siendo hora de que algún día los españoles se levanten sin una noticia de esas de la opacidad financiera.  

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··