Miércoles 22/11/2017. Actualizado 18:32h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca: Entre todos la mataron…

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un observador que, en campaña electoral, esperara escuchar propuestas, programas, soluciones y hasta una cierta batalla ideológica, se equivocaría totalmente.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

Si hay elecciones, si los grupos no se ponen de acuerdo para formar gobierno, entramos en una nueva etapa de este quinario político por el que estamos pasando los españoles.

Un avispado observador diría que, de cara a las posibles elecciones, la etapa que comenzamos es un tiempo preelectoral que dará paso a la campaña propiamente dicha.

Un avispado observador diría que, en campaña, es el momento de anunciar y dar a conocer los respectivos programas y las soluciones que, los distintos partidos, quieren poner en marcha para que nuestra vida en común discurra por los cauces que, supuestas las distintas ideologías, cada uno pretende para España.

Un avispado observador diría que entramos en tiempo de armar coaliciones y de anunciar posibles pactos y componendas para que los votantes decidan lo que, en su opinión, puede ser lo mejor y para que lo decidan con la máxima información.

Pues el avispado observador se equivocaría de medio a medio.

Vaya o no vaya a haber elecciones, los partidos han comenzado la precampaña, la campaña y la postcampaña y ni programas, ni acuerdos, ni soluciones, ni exposición de distintos puntos de vista. Una vez más, todo consiste en echarse en cara unos a otros lo ocurrido en está mínima legislatura y lanzarse acusaciones mutuas de haber frustrado la posibilidad de un gobierno.

Y ahí se las den todas a los dirigentes de los partidos políticos.

Se dedican como niños a eso del ‘tú la llevas’, propinan una colleja al otro y salen corriendo sin saber a dónde se dirigen y a dónde nos dirigen.

O sea que ‘entre todos la mataron y ella sola se murió’.

La legislatura, se entiende.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·