Viernes 19/01/2018. Actualizado 01:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca…Las previsiones sucesorias

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La piedra de toque va a ser la batalla de alcaldes y presidentes haciendo filigranas para que el presidente del Gobierno ‘ni aparezca’ por sus dominios.

Están las cosas de tal manera con eso de si Rodríguez Zapatero se va o se queda, que uno cuenta en las tertulias aquellos chistes de cuando Franco y queda tal cual. O sea, que las previsiones sucesorias están de actualidad alimentadas, fundamentalmente, por los de dentro del régimen zapaterista.

Desde el viaje ‘presidencialista’ de Pérez Rubalcaba a ‘pedir a las autoridades del lugar que aceleren los trámites para detener a los asesinos de nuestros guardias civiles’, pasando por las palabras de Gómez y demás compañeros autonómicos, hasta el ‘aquí estoy yo’ de José Bono, desde ahora hasta las municipales y autonómicas vamos a ver y a escuchar de todo.

Primero ya nadie se corta y segundo la piedra de toque va a ser la batalla de alcaldes y presidentes haciendo filigranas para que el presidente del Gobierno ‘ni aparezca’ por sus dominios. Vamos que todos van a decir aquello de que ni está ni se le espera.

Y esperársele, lo que se dice esperarle, no es que le espere nadie, pero estar, vaya si va a estar. No va ser fácil que Rodríguez Zapatero se vaya sin más y deje el paso expedito a otro candidato. Sigue pensando que el tiempo es su aliado, tiene fieles que le aconsejan que espere y en cuanto la cosa mejore un poquitín y Merkel le de dos palmaditas más en el hombro, y él da el paso adelante y le tenemos en los carteles.

Pero una vez más hay que decir y preguntarse si los españoles merecemos este trato por parte de quien nos gobierna. Hay que preguntarse si los militantes socialistas merecen que su líder les tenga a la ‘luna de Valencia’ y hay que preguntarse si el desgobierno que sufrimos es fruto en todo o en parte del desconcierto que hay en el propio Gobierno y en el partido socialista ante la incertidumbre de no saber a quién van a llevar de cabeza de cartel en las próximas generales.

En el PSOE están que no les llega la camisa al cuerpo y los que se postulan lo hacen, según su forma de ser, con sordina o abiertamente, pero se postulan y eso desconcierta aún más a todos.

El viaje de Rubalcaba no tiene ni pies ni cabeza, las posturas de Bono son de foto antigua y las palabras de Gómez sobre los mercados, de economista del siglo XIX.

Mientras, los fieles, las leirespajines, los pepepesblancos, laschacones y demás compañeros, no saben a qué carta quedarse o, mejor dicho, se temen que se van a quedar sin cartas en cuanto se descuiden lo más mínimo, y los que permanecen en el machito del Gobierno pero no son tan fieles, mantienen expectativas para ver si ‘ganamos nosotros o pierden ellos’.

Y Rodríguez Zapatero ya no puede hacer más. Se esconde, sale, sonríe, se deja toquitear por la Merkel, se vuelve a esconder, vuelve a salir…

Y hasta es capaz de traicionar su propio ideario, que eso sí que le debe de doler.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··