Miércoles 24/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca…Míreme a los ojos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En el PSOE todos tienen razón, Rubalcaba lleva nueve meses y los resultados de Galicia y de Euskadi ya se sabían en aquellos días, pero la toma de decisiones entre los socialistas se hace cada vez más necesaria

Se lo decía Luis Aragonés a algunos de sus futbolistas más díscolos y se lo dice Alfredo Pérez Rubalcaba a sus posibles críticos: que lo que tengan que decirle se lo digan a la cara, mirándole a los ojos. Pero ni por esas.

Si alguien pensaba que la reunión del Partido Socialista iba a dar algún titular, es evidente que se ha equivocado. Ni Rubalcaba cede, ni parece que nadie le haya plantado cara. Se dice que la mayoría de las intervenciones le han reforzado. Muchas peticiones de cambios en el partido pero ninguna le ha pedido abiertamente a la cara, como el secretario general quería, que inicie un período de relevo, que vaya a unas primarias y que se deje de resistencias del tipo ‘Sostiene Pereira’, la novela del fallecido escritor italiano Antonio Tabucchi.

Pérez Rubalcaba resiste y nadie le va a acosar, al menos de frente y al menos hasta después de las elecciones catalanas.

Todos tienen razón. Rubalcaba y su ejecutiva llevan nueve meses. Hace nueve meses el que más y el que menos se olía la tostada en Galicia y en el País Vasco y no es plan de, en función, de los malos resultados, cambiar sin más ni más.

Hay quienes en Ferraz recuerdan lo apretado de su elección y en ello, se basan para hablar de relevo, pero lo de Carmen Chacón ya no es ni tan claro ni tan fácil, sobre todos después de las declaraciones de Pere Navarro hablando de la decisión de los catalanes. Los que veían el relevo en Carmen Chacón ya tienen sus dudas y aparecen nombres como los de Griñán, Almunia y hasta José Bono, que, tras su libro, habla de expulsar del partido a los que, en Cataluña, pongan en duda la unidad de España.

Lo único cierto es que no se ha despejado nada, que no se ha dicho nada y que no se ha admitido nada, por más que las espadas sigan en alto.

De aquí a las catalanas el tiempo se va a hacer muy largo para los socialistas, sobre todo porque van a seguir las declaraciones, más o menos veladas, y los intentos de cambios. Además los resultados en Cataluña están tan cantados como lo estaban en Galicia y en Euskadi, con lo que, tras el día 25, estaremos como ahora.

Lo que es evidente es el ruido de sillas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··