Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

En campaña

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una campaña en la que vamos a escuchar muchas cosas y una campaña que se prevé larga por cuanto ya está corroborado que el inquilino de La Moncloa se va a quedar allí ‘hasta que el cuerpo aguante’.

Aunque nuestros políticos, todos nuestros políticos, siempre están en campaña –y, bien en la oposición, bien en el poder, no dan una puntada sin hilo, o sea, no mueven un dedo sin haber sopesado antes lo que ese movimiento supone en número posible de votos- parece que ya se ha abierto la veda de forma más o menos explícita y el que más y el que menos ya se ha agarrado a alguna yugular y empieza a chupar, no digo yo que sangre, pero sí futuros sufragios.

Cayo Lara se ha tirado al monte de la izquierda y a la yugular de los votos que a Rodríguez Zapatero se le pueden estar yendo a borbotones desde las filas de los más descontentos de su izquierda. Y Lara lo ha hecho por todo lo alto preguntándose si el presidente ‘tendrá la caradura de pedir el voto en las próximas elecciones a su base social, a la que está traicionando’. Duda Cayo Lara si Rodríguez Zapatero ‘es el defensor de los 11 millones de ciudadanos que le llevaron a La Moncloa o si, por el contrario, es el Ejecutivo de los mercados y del poder financiero’.

Una campaña que empieza dura dando donde más duele -¿o no?- a un socialista. Una campaña en la que vamos a escuchar muchas cosas y una campaña que se prevé larga por cuanto ya está corroborado que el inquilino de La Moncloa se va a quedar allí ‘hasta que el cuerpo aguante’.

Ante esta situación nos quedan, sobre todo los fines de semana, declaraciones tras declaraciones y mitin tras mitin sin solución de continuidad. El granero de votos que se escapa es el del Partido Socialista, y Rajoy por un lado y, en este caso Cayo Lara por otro, aprovecharán todas las oportunidades.

Unas elecciones en las que serán los indecisos y los descontentos los que tengan la última palabra que –nadie lo dude- aún no está dicha y que además va a cambiar mucho en el tiempo que queda de aquí a los comicios.

A lo anterior habrá que añadir las luchas internas para buscar sitios en las listas que en algunos partidos, el PSOE por ejemplo, a la vista de lo que puede ocurrir, hay que procurar que sean en los primeros lugares porque nunca se sabe dónde estará el corte de la Ley Electoral.

Y lo peor no serán los codazos por situarse en la parrilla de salida, lo peor es que en algunas sedes ya vuelan los cuchillos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·