Miércoles 17/01/2018. Actualizado 17:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Ante la catástrofe que sufre el pueblo cubano, solidaridad efectiva

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Días después del paso del Huracán Gustav por Cuba, la tragedia es colosal y EE.UU levanta temporalmente las restricciones impuestas a la Isla.

Días después del paso del Huracán Gustav por la Isla de la Juventud, parte de Pinar del Río y La Habana la magnitud del desastre se conoce con mayor detalle. La tragedia es colosal y con los recursos que posee el gobierno de Cuba resulta imposible mitigar la devastación y las carencias que sufre el pueblo.

A esto se une el azote del poderoso ciclón Ike, que por su rumbo afectará extensas zonas del país. La solidaridad internacional es vital para la población con extrema urgencia, en particular, la ayuda de la comunidad cubana residente en el exterior. 

Por ello, apoyamos la sensata y patriótica propuesta de las organizaciones Movimiento Democracia, Fundación Cubano-Americana, Agenda Cuba, y otras, dirigida al Presidente George Bush para que levante temporalmente las restricciones al envió de remesas y paquetes, así como los viajes a Cuba. Como se conoce siempre hemos considerado estas medidas contraproducentes, pero no es el caso discutir ahora su total levantamiento, sino por lo menos tener compasión ante cientos de miles de cubanos que pierden todas sus pertenencias y viviendas. 

También agradecemos el apoyo a esta propuesta por parte de políticos norteamericanos, entre ellos Barack Obama, candidato a la presidencia de Estados Unidos y los aspirantes a congresistas por el Estado de la Florida Joe García y Raúl Martínez. En Cuba, la disidencia sin mediar coordinaciones, en su inmensa mayoría, ha dejado a un lado sus diferencias para solidarizarse con esta noble petición, por lo cual quien se oponga a ella no puede sustentar la negativa aduciendo criterios dentro de nuestro país.

Estados Unidos ha declarado su disposición de ayudar a los damnificados a través de organizaciones no gubernamentales con licencia vigente del departamento del tesoro, y ofreció asistencia al gobierno cubano condicionándola al envío de un grupo de especialistas en desastres naturales para medir el alcance de los daños y así poder determinar el monto de la ayuda. 

Como en ocasiones anteriores, la respuesta ha sido negativa, lo cual era de esperar. Consideramos que ambos gobiernos deberían adoptar posiciones más realistas teniendo en cuenta que a la catástrofe ya ocurrida, se unirán los devastadores efectos del nuevo huracán Ike en la mayor parte de Cuba.

Ninguna de las partes debería politizar la asistencia humanitaria tan urgentemente requerida por el pueblo cubano.

Por tanto, debería utilizarse con premura la vía propuesta por las organizaciones de Miami, para que de persona a persona la ayuda sea realmente efectiva y rápida.

Al mismo tiempo creemos que, como han sugerido compatriotas en el exterior y activistas de derechos humanos en el archipiélago, el gobierno de Cuba debería tomar medidas concretas para aliviar el sufrimiento de los afectados, como podría ser eliminar el 20% del gravamen actual sobre el cambio del dólar al peso cubano convertible (CUC), y reducir apreciablemente el precio de los materiales de construcción y otros productos como colchones, lencería, artículos de higiene y alimentos esenciales en las tiendas de divisas.

El país vive momentos muy difíciles que podrían complicarse aún más por los efectos de los fenómenos naturales que lesionan a todos los cubanos. El hecho de que Estados Unidos se muestre generoso en modo alguno significa olvidar la violación de los derechos humanos y la carencia de democracia en Cuba. Por el contrario, es un sabio mensaje de amistad a la población. 

El Presidente Bush recientemente asistió a la inauguración de las Olimpiadas de Beijing, aunque conoce que en China se violan los derechos humanos. Como dijera a los críticos de su presencia, el hecho de que asistiera a esa fiesta deportiva, no menoscaba su posición en defensa de las libertades en ese país. 

Pensamos que esa conclusión sirve igualmente para Cuba.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··