Martes 16/01/2018. Actualizado 13:36h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Entre chutes, neutralidades e indiferencias.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Nadie se había creído que los dirigentes socialistas mantuvieran el silencio y no hicieran ningún tipo de declaraciones –que tuvieran que ver con las elecciones generales- antes del 22 de mayo.

Nadie se había creído que los dirigentes socialistas mantuvieran el silencio y no hicieran ningún tipo de declaraciones –que tuvieran que ver con las elecciones generales- antes del 22 de mayo.

Nadie se había creído que la cúpula del partido se mantuviera encerrada en sus cuarteles de invierno absteniéndose de todo lo que no fueran autonómicas o municipales y no mentar ‘la bicha’ de las primarias.

Nadie se había creído que los Blanco, Bono, Chaves, Barreda o Pajín fueran capaces de respetar el silencio, medio pactado, en el comité socialista cuando Rodríguez Zapatero anunció su, también, medio retirada.

Y tenía que ser, ¡cómo no!, Blanco quien pusiera la nota folklórica con unas declaraciones, vacías como siempre, pretendidamente irónicas y presuntamente demoledoras para el Partido Popular. Según el, todavía, ministro de Fomento, el sábado, los socialistas recibieron un ‘chute’ de moral; no todos, porque a todos no les hacía falta, entre ellos se supone que a él, pero un ‘chute’ de moral que va a servir poco más o menos que para ganar las elecciones.

Blanco, sin necesidad de ‘chute’, no ha acabado ahí su disertación y afirma tan entusiasmado, refiriéndose a las primarias, que será neutral pero no indiferente. Y es que cuando se pone a matizar, el político de Palas de Rei no tiene parangón.

Lo que pasa es que Blanco ya nos ha demostrado muchas veces, en elecciones y fuera de ellas, en su partido y fuera de su partido, lo que para él significa ser neutral e incluso lo que supone ser indiferente.

Desde mucho antes de que Rodríguez Zapatero anunciara oficialmente su retirada y mucho antes de que Blanco se enterara - si es que es verdad  eso de que fue de los privilegiados que se enteró antes que otros-, el ministro tenía elegida su opción, tenía preparada su situación y hasta podría haber realizado los pertinentes contactos con el futuro candidato.

El que no se sepa por dónde puede ir su neutralidad, y no digamos nada su indiferencia, sólo demuestra que, como siempre, puede guardar un as en la manga, por si le hiciera falta sacarlo en un hipotético segundo tiempo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··