Martes 23/01/2018. Actualizado 01:11h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

La cronofobia de Albert Rivera

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Albert Rivera habla demasiado. Y como por la boca muere el pez esta semana ha soltado una soberana majadería.

Un artículo de...

Rafael  Gómez Pérez
Rafael Gómez Pérez

Profesor de Antropología Cultural.

Más artículos de Rafael Gómez Pérez »

Me cae bien Rivera, sobre todo porque en Cataluña pelea contra viento y marea. Pero desde que  se mece en favorables vientos demoscópicos parece que esté actuando con  demasiada inteligencia.

Cosas como no más AVE o aumentar el IVA de productos básicos no hacen ninguna falta y dan origen a suspicacias que se podría haber ahorrado. Pero lo que ya  es insesatez en quien dice defender un “cambio sensato” es lo que soltó el lunes pasado, eso de que la regeneración democrática “solo la pueden encabezar aquellos que han nacido en democracia”.  El martes matizó y dijo que también pueden los que rondan “los 40 años”. Así que quienes tenéis de cuarenta y pico en adelante, lasciate ogni speranza: al infierno de la inactividad política. No servís para regenerar nada.

Esta especie de cronofobia, o suspicacia ante quienes cumplen años,  ha sido muy criticada. No me lo esperaba de Rivera. En cualquier oficio lo normal es que, a más edad, más experiencia. Cervantes publicó la primera parte de El Quijote a los 58 años; y la segunda a los 68. Y ahí teníamos a Picasso o a Tiziano creando gran arte con más de 90 años.

En un país con gente joven cada vez más preparada en algunas cosas (idiomas, informática),  muy tuiteada,  pero más de uno con muy poco fondo, Rivera puede parecer un genio de la política. Parece más bien una marca; pero una marca no es nada si detrás no hay realidad, sustancia.

A Rivera lo puede perder tarde o temprano eso que los antiguos griegos llamaban hybris, y que no es otra cosa sino la arrogancia.  Deberia haber dejado eso para Pablo Iglesias. Los dioses castigaban siempre la hybris, humillando al que se pensaba por encima de los demás. ¿Quién se cree que es Albert Rivera?  ¿Alejandro Magno?  Hay que decirle lo que Don Quijote a aquel otro joven: “Llaneza, muchacho, no te encumbres, que toda afectación es mala”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··