Jueves 18/01/2018. Actualizado 13:54h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Los daños colaterales del 15-M

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Otra vez Llamazares. Se vuelve a presentar a las elecciones. Dice que con ganas. En este caso, lo más peligroso son las ganas.

Es lo que tienen estas cosas callejeras, que se sabe cómo empiezan y nunca cómo acaban. Y surgen daños colaterales que tampoco se sabe hasta dónde pueden alcanzar.

Lo ha dicho Gaspar Llamazares: ‘El 15-M me ha dado ganas de presentarme’. Pues ya son ganas. Dice que su decisión es algo muy reciente, que en 2008 decidió abandonar toda actividad política pero que la actividad parlamentaria ‘ha sido como un proceso de descompresión, como una cura que me ha hecho recuperar el ánimo y las ganas’.

Y es que las pegatinas dan para mucho. La actividad parlamentaria de las protestas, las sentadas, las pancartas y la bandera republicana; pues eso, que dan ganas y cuando hay ganas ya se sabe uno se ‘descomprime’ y es muy difícil resistir la tentación.

El caso es que ya está aquí otra vez Gaspar Llamazares y además con ganas. En este caso lo más peligroso son las ganas. Porque un Llamazares desganado todavía permitiría mantener las esperanzas de un silencio prudente, pero ‘descomprimido’ y con ganas puede ser un verdadero terremoto parlamentario. Un terremoto que, como las algaradas del 15-M, es imprevisible en sus resultados. Lo único fijo es la bandera republicana, el referéndum monarquía versus república y la batalla contra los símbolos del franquismo. El resto desde pegatinas más grandes hasta sentadas más dilatadas, puede ser cualquier cosa.

Dice Gaspar Llamazares que tenía un sueño juvenil: ser parlamentario, y eso ya lo ha conseguido. Pero ahora se debe de tratar de un sueño de madurez y quiere conseguirlo otra vez. En este caso se quiere presentar de número uno por Asturias porque, también afirma, ‘me apetece enfrentarme a ese huevo de la serpiente, a ese berlusconismo del Foro Asturias de Cascos. Me atrae esa batalla política’.

Ahora ya queda clara la razón de volver a presentarse. Llamazares se presenta por huevos… de serpiente se entiende. Pues es una razón.

Es lo mismo de los toreros que reaparecen, ellos dicen que es por afición pero muchos se malician que es por dinero.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··