Jueves 18/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

¿Qué es lo que no entienden de ‘abstención’?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Para cualquier socialista –aun contando con una gran dosis de buena voluntad- no es fácil tragarse la píldora de permitir que gobierne la derecha.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

La buena voluntad de Javier Fernández, su prudencia y su interés por remansar las aguas en el Partido Socialista, están tropezando con los ‘restos’ que dejó por Ferraz y por el grupo parlamentario, Pedro Sánchez.

Ahora mismo pronunciar en las cercanías socialistas la palabra ‘abstención’ es como mentar la ‘bicha’. Como doncellas pudorosas se sonrojan al oírla y hay que ver los esfuerzos que hacen por camuflarla.

Unos dicen que no es lo mismo abstención que afirmación; para otros hay que abstenerse, pero ‘dilo tu primero que a mí me da la risa’ y otros han acuñado eso de la abstención técnica, que nadie sabe lo que es.

Pero, como diría Pedro Sánchez ¿qué es lo que no han entendido de la palabra abstención?

Está claro que para cualquier socialista, por muy buena voluntad que se tenga, no es fácil tragarse la píldora de dejar gobernar a la derecha. Es evidente que tras los desplantes y las descortesías anteriores y muy recientes, no apetece poner buena cara desde el escaño. Es normal que los socialistas no quieran otras elecciones –incluso obviando las encuestas- como no las quiere casi nadie, pero aun teniendo en cuenta todo eso, hay que reconocer que la papeleta de los socialistas no es divertida.

Es paradójico que, cuando en la tarde-noche triste de Sánchez, todos hablaban de restañar heridas, surjan voces que se empecinen en discutir a la Gestora el intento de marcar claramente la disciplina de voto. Y ocurre en las dos partes. Los que se quieren abstener, posiblemente se abstendrían aunque la orden no sea esa y los que abogan por el no, seguirían en sus trece aunque la consigna fuera la abstención.

Quizás lo más positivo de la situación del Partido Socialista, sea el cambio en la forma en la que muchos miran ahora a Podemos y a sus amenazas. Es como si hubieran perdido el miedo.

Y hay otra esperanza de aquí al día 31: que se cumpla el dicho de que ‘gallegos y asturianos, primos hermanos’ y que la ‘familia’ se entienda.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··