Viernes 20/10/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Dos entrenadores en paralelo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Guardiola y Mourinho tienen en común más de lo que parece. Ambos son de 'piñón fijo' e incapaces de tomar decisiones.

Resulta una perogrullada pero es cierto que cuando las cosas no salen como uno las ha previsto es que salen mal y si salen según el plan todo va sobre ruedas.

Guardiola y Mourinho, dos grandes entrenadores, tienen sistemas totalmente opuestos pero en el fondo practican la misma filosofía. La filosofía del ‘esto es lo que hay’. Si la cosa sale bien, adelante con los triunfos y los éxitos, si por lo que sea se tuerce ambos son incapaces de variar el rumbo lo más mínimo.

Los dos últimos partidos, el Barcelona-Real Madrid y el Real Madrid-Bayern son un ejemplo claro de lo que se afirma.

Cuando los ‘ronditos’ de Guardiola salen bien y Xavi e Iniesta son capaces de abrir espacios para Messi -y está iluminado y se mete entre las defensas- el Barcelona es imparable. Si la cosa se tuerce y los dos españoles se muestran romos y al argentino no se le abren pasillos los azulgranas están perdidos.

Cuando Casillas hace de Superman, Xavi Alonso se esmera en los pases y Cristiano acierta con la portería contraria, el Real Madrid golea sin misericordia a cualquier equipo. Pero cuando Casillas se queda en un grandísimo portero, Xavi Alonso se diluye en defensa y Cristiano no acierta o acierta menos el Real Madrid se acabó.

En estas circunstancias es cuando no aparecen ni Guardiola ni Mourinho y cuando se muestran irreductibles en sus respectivos sistemas. Es como si nada se les ocurriera y hasta hacer los cambios que todo el mundo espera se les hace un mundo.

Cualquier técnico de fútbol maneja alternativas menos, paradójicamente, dos de los mejores y más galardonados. Y no se trata de que crean –así debe ser- que su sistema es el bueno, se trata de que cuando ese sistema falla lo menos que se les puede pedir es una cierta capacidad de reacción. O no saben o no quieren, el caso es que siempre se les ocurre lo mismo.

Dos almas gemelas y tan separadas en el mundo del fútbol.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·