Domingo 21/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Las exigencias de Ciudadanos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Rivera exige a los demás partidos, compromisos acelerados que, en todo caso, deberían sustanciarse tras las elecciones y en vista de los posibles pactos.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

Ser ‘partido bisagra’ no es fácil. La papeleta que tiene planteada Ciudadanos es más difícil de solventar de lo que las encuestas puedan indicar. La realidad es que se trata de decidir quiénes van a decidir y quiénes se harán con las riendas de  España en los próximos cuatro años. Una especie de ‘mandar sin mandar’. Yo decido si tú te quedas con el poder, pero al final el poder es tuyo.

En esas condiciones Albert Rivera se apresura a poner sus condiciones. Tampoco es fácil hacerlo si tenemos en cuenta  que esas condiciones serán distintas en ayuntamientos y autonomías y que variarán, o serán aceptadas, en relación a las ideologías de los partidos a los que se les traten de imponer. Si a lo anterior añadimos la falta de cuadros, la escasa implantación y la rapidez de la designación de candidatos y el desconocimiento de muchos de ellos por parte de la cúpula, la confusión y la ambigüedad están servidas.

Además, o por las prisas o por el éxito en las encuestas, Albert Rivera se precipita y, si ayer fue la inoportuna alusión a la edad –más o menos democrática de los candidatos- hoy es la exigencia genérica de que los partidos, que quieran pactar con Ciudadanos hagan primarias, sí o sí.

Convierte Rivera lo que para muchos puede ser un planteamiento deseable, en una intromisión estéril y absurda en la vida interna de las formaciones políticas y en su forma de gobernarse.

Albert Rivera exige actas notariales y firmas a todo el que se le acerca. Pero, en todo caso, esas firmas deberán tomar cuerpo tras las elecciones, vistos los resultados y las posibilidades de pacto. Entonces será el momento

Antes, las exigencias de Albert Rivera, no pasan de ser niñerías de quién antes de empezar el partido quiere tirar los penaltis porque se cree dueño del balón.

Y a lo mejor, ni siquiera hay penaltis.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·