Miércoles 17/01/2018. Actualizado 17:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

De mulas y bueyes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Es hasta cierto punto lógico que quienes viajan en primera y se alojan en elitistas hoteles no entiendan ni de bueyes, ni de mulas, ni de pesebres. ¿O sí?

Al presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, se le ha ocurrido el disparate de felicitar la Navidad con una tarjeta de carácter navideño. O sea, con Niño, Virgen, San José, un buey y una mula y, como no podía ser menos y antes pronto que tarde (hay que seguir el lenguaje de nuestros políticos), la izquierda de toda la vida se le ha lanzado a la yugular.

Uno creía que tras el libro del Papa –que por cierto no ha hablado de suprimir ni bueyes ni mulas en los belenes- eso de los bueyes y las mulas se había quedado en pura anécdota, pero está visto que hay ciertos políticos y ciertas ideologías que no están por la labor de que nos olvidemos de lo de las mulas y los bueyes.

Y es que esto es lo que hay en la Carrera de San Jerónimo. Aburridos como están nuestros políticos porque aquí nunca pasa nada de interés, ni hay tajo, ni quienes les han elegido tienen problemas y las cosas marchan estupendamente, ellos se tienen que dedicar a lo de las mulas y los bueyes, que ya es como una manía.

Se han enterado de eso del estado aconfesional y lo usan para todo y, como no tienen nada mejor que hacer, 'los llamazares' de siempre están con la manía de siempre.

Pero tienen otras manías. Por ejemplo, la de viajar en primera o en club y la de apuntarse a los mejores hoteles. Es una manía como otra cualquiera y que, dada la boyante situación económica que atravesamos, es simplemente una manía inofensiva con la que no hacen daño a nadie.

Lo que sí hace daño y no puede tolerar el representante de un estado aconfesional es lo de los bueyes y las mulas por Navidad. Que a lo mejor los de los bueyes y las mulas ofende la sensibilidad de quienes viajan en primera y lo del establo no es tolerable para quienes se alojan en hoteles de elite. Pero eso no tiene ninguna trascendencia.

Lo verdaderamente trascendente es que se pretenda celebrar la Navidad en un país aconfesional, salvo que esa celebración sirva para que se vayan de vacaciones o se tomen una copa en primera del tren o el avión o en hoteles de más primera todavía.

Y aún no la han tomado con el twitter del Papa, pero estará al caer la pancarta.

Eso sí, twitter, con o sin mulas y bueyes.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··