Jueves 19/07/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

De nuevo el aborto

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mientras no se defienda en España, sin matices, el derecho a la vida que tiene todo concebido, se seguirá hablando, y con todo merecimiento, de esta cuestión.

Mientras no se defienda en España, sin matices, el derecho a la vida que tiene todo concebido, se seguirá hablando, y con todo merecimiento, de esta cuestión. No es una lacra exclusiva de España, desde luego, pero eso no nos exime de responsabilidad actual y para la historia.

La discusión se ha avivado tras el anuncio del ministro Ruiz-Gallardón de que modificará la “ley de plazos” que promovió ZP, y en concreto que no se permitirá abortar a fetos con malformaciones.

ZP nos ha dejado una herencia que, bajo la pretensión de modernidad y de defensa de las mujeres, no sostiene un debate con un mínimo de sensatez. La mujer puede optar entre concebir o no, pero el feto ya no depende de su voluntad, de su capricho, pues es una vida humana. Todos los datos científicos avalan esta realidad: el feto no sólo es un “ser vivo” (expresión ridícula de la exministra socialista Bibiana Aído), sino humano. Hay expertos en invocar la ciencia según sus intereses: yo me abono a la ciencia sin matices, porque no es incompatible la ciencia con la ética, sino todo lo contrario.

No sabemos cómo acabará la reforma del actual Gobierno, pero cuanto beneficie a la vida será una alegría, al menos para los que defendemos la vida sin matices. La vida es un bien absoluto, no sujeto a la decisión humana. Y quienes pretenden justificar que sí se puede abortar a un feto con malformaciones deberían sopesar su postura, porque equivale a una eugenesia que discrimina criminalmente a los que tienen malformaciones : ¿con qué autoridad van a defender la dignidad de esas personas que no han sido abortadas por sus padres?

He escuchado un argumento que contiene una gran falacia: “sí a la vida, pero yo decido”. Normalmente va unido a movimientos feministas radicales que pretenden atribuir a la mujer -sólo a la mujer, el hombre no cuenta- el derecho a nacer. Pretenden sumarse a quienes estamos a favor de la vida, no sé si para acallar su conciencia, para sumar adeptos ingenuos o recibir apoyo económico de instituciones que se lucran con el aborto.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··