Domingo 22/07/2018. Actualizado 14:16h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

La píldora del día después

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Aunque todos los políticos ‘salen a ganar’ y no se plantean pactos postelectorales, ya han comenzado las filtraciones de posibles acuerdos para sopesar cómo los ciudadanos nos tragamos la píldora del día después.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

El cielo electoral ya se está poblando de globos sonda. El que más y el que menos lanza sus ideas para ver como caen entre los votantes. Se trata de una especie de sondeo pero se hace de una forma vergonzante y de tapadillo.

Aunque todos los políticos ‘salen a ganar’ y no hablan de pactos, han comenzado las filtraciones, para sopesar hasta qué punto los ciudadanos nos tragamos las píldoras del ‘día después’

Ya se habla en ‘los ambientes’ de los acuerdos a los que están llegando Pedro Sánchez y Albert Rivera. Y, sondeos aparte, no es nada descabellado pensar en un posible acuerdo entre Ciudadanos y el Partido Socialista. Si a eso le añadimos los habituales globos en relación a la continuidad de Mariano Rajoy al frente del Partido Popular, el ‘día después’ está servido.

Tanto Mariano Rajoy como Pedro Sánchez tienen un horizonte personal que se limita a llegar a La Moncloa. Desde Galicia uno y desde Andalucía otro, escuchan voces que les muestran el camino de la salida política caso de no poder gobernar. Y ahí se presenta Ciudadanos, con un curriculum sin estrenar y, por tanto limpio, dispuesto a aupar a uno o a otro.

El ambiente está más por el pacto con el Partido Socialista que con los populares. Ocurre que Rivera sustancia todo su mensaje en la regeneración y ese planteamiento es más factible con quien está en la oposición. Precisamente por no estar gobernando la posición de Sánchez es mucho más débil que la de Rajoy y, en consecuencia, más proclive a hacer cesiones. Si Rajoy centra todo en la economía y en la continuidad de su  política, cambiar esos postulados es mucho más difícil que ceder en otros terrenos. Además –y no menos importante- Pedro Sánchez tiene menos compromisos  y menos gentes que colocar, con lo que pueden quedarle más despachos libres que a Mariano Rajoy, para ofrecer a Ciudadanos, lo que en una hipotética negociación no es moco de pavo.

Lo que sí extraña es que en cuatro años, por mucha crisis y por muchas medidas poco agradables que haya tenido que tomar, Mariano Rajoy haya sido incapaz de preparar un terreno favorable a su partido en caso de necesitar apoyos.

Aún es pronto y queda toda una campaña por delante, pero los globos sonda no se lanzan porque sí. Las filtraciones siempre son interesadas y tienen una base real.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·