Sábado 16/12/2017. Actualizado 11:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

El ‘pobre de mí’ para fin de campaña

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No va a ser fácil acostumbrar a los ciudadanos a que no hay campaña electoral. Han sido muchas elecciones en un año como para cortar de golpe y porrazo. Algunos tienen hasta ‘mono’ de mítines.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

Y ahora sin campaña electoral ¿qué hacemos? ¿qué hacen los candidatos, los mitinistas, los asesores de imagen, los que aplauden, los que opinan, los que ponen las banderas, los que organizan pseudodebates, los de las encuestas?... Una desgracia esto de que se acaben las campañas. Hasta hay algo de ‘mono’. Han sido muchas en este año como para que se nos acaben así tan de repente. Un trago.

Pero siempre se sacan conclusiones y se puede hasta pensar en la paradoja de que esta campaña -que ha sido la más bronca, la más falta de ideas, la más pobre de planteamientos políticos y la que menos ha mirado hacia el futuro de todas las que hemos sufrido- sea precisamente en la que han emergido los partidos que nos hablan de vieja política y de nueva política. Será casualidad.

…Y los debates. Hay quienes piensan, y hasta lo dicen en voz alta sin rubor, que habría que hacerlos obligatorios por ley. Eso ya es el refinamiento de la tortura. A la vista de lo visto, lo que habría que hacer por ley es prohibir todo tipo de debates, para siempre.

Y puestos a sugerir se podría suprimir la Junta Electoral Central, más que nada por falta de uso y suprimir por uso excesivo a los asesores de imagen y disolver los institutos y empresas que se dedican a las encuestas por nocivos para la salud.

Todo iba a quedar algo más limpio, menos farragoso; a lo mejor los votantes nos enterábamos de las propuestas de cada partido; a lo mejor habría menos indecisos y a lo mejor no habría tantos estultos y estultas hablando en tribunas y viajando de pueblo en pueblo.

Y además un ahorro, que nunca viene mal.

Solamente se podría dejar la pegada de carteles del primer día que queda entrañable y como novedad, implantar –como en sanfermines- el ‘pobre de mí’, que sería cantado a coro por todos los candidatos el día del cierre de campaña.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·