Jueves 23/11/2017. Actualizado 09:56h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Los pobres y los papeles de Panamá

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Dentro de no mucho se anuncia otra entrega de nombres implicados en los ya famosos papeles.

Un artículo de...

Rafael  Gómez Pérez
Rafael Gómez Pérez

Profesor de Antropología Cultural.

Más artículos de Rafael Gómez Pérez »

Leer más y más de los papeles esos evoca, por contraste, los muchos millones de pobres del mundo. Solo en ese sitio -y hay muchos paraísos fiscales-, han estado o están: futbolistas, gente de la realeza, algún director de cine, actores, un Nobel de Literatura, un ex director del FMI, políticos de toda laya desde conservadores y extrema derecha a comunistas, aunque en esto de conservar bien el dinero todos son conservadores. Un hijo de la Thatcher y el padre de Cameron, descendientes de Mao y entorno de Marie Le Pen y de Putin.

No pasará nada. Ya se ha hecho la primera observación, la de que eso es legal si se está en regla con Hacienda. Será legal pero aunque el dinero no huela, eso huele mal. Algunos de quienes podían cambiar el chollo de los paraísos han sido los primeros en conservarlo, para el propio beneficio.

A la vista de estas cosas, cunde el desaliento sobre la condición humana, que puede ver a millones que no tienen ni lo mínimo y a la vez a una minoría de poderosos que atesoran. Ni siquiera este ejemplo de global avaricia remueve la conciencia de quienes pueden cambiar al menos algo.

No pienso que lo que diré a continuación esté traído por los pelos, sino que hace al caso: estamos en una sociedad en la que los vicios son no solo tolerados (que es inevitable, porque no se puede obligar a nadie a ser virtuoso), sino alentados y publicitados. La única norma moral es que cada uno haga lo que quiera con tal de que no sea delito. En la práctica se puede ser adúltero, drogata, estrella porno, y qué sé yo mas. Es su opción, se dice.

Pero si eso es así, no sé qué se puede oponer a los ricos de los paraísos fiscales si no es delito. ¿Falta de conciencia social? ¿Hipocresía porque algunos daban lecciones de su cercanía a los marginados? Si todo se justifica por el hecho de darse, si todo es una opción, esto también lo sería.

Así, la única ideología que queda en pie es el cinismo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·