Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

La política española en las páginas de sucesos e Ibarretxe amenaza con seguir dirigiendo Euskadi

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Dossieres, supuestos cohechos, sospechas de espionajes, regalos suntuosos, maletines voladores, fotos de fichas policiales, insultos y boicoteos parlamentarios. Cualquier cosa vale para titular la información política española.

Es como una condena que viene de nuestros ancestros por más que el ‘magisterio de Carmen Iglesias’ nos diga que no siempre lo peor es lo cierto y que no tenemos que ser tan pesimistas en lo que se refiere a nuestras cosas. Pero lo cierto es que el panorama no es para sentirse demasiado halagado por nuestra trayectoria pública.

Al Partido Popular, aunque quiera disimular con aplausos y ‘arropamientos’ masivos, le salen vías de agua por todos lados. Las formas son variadas y van desde trajes a coches pasando por desmentidos y acusaciones de unos a otros. Eso que salga a la luz., bien por culpa de Garzón o por filtraciones más menos interesadas y más o menos internas. Y es que aprovechando que el jefe es gallego, luchas intestinas, haberlas, haylas. Y se habla de bandos y de banderías, y siempre aparecen por un lado Arenas y Mato y por el otro Pons y Cospedal. Y se dice que tras el coyuntural, o no, afianzamiento de Rajoy con lo de Galicia, como hay quienes se las prometían muy felices, pues siguen teniéndoselas tiesas. Además está el permanente ‘entendimiento’ y el ‘cariño’ inveterado que se tienen Gallardón y Aguirre, que vuelven a las andadas con lo de Caja Madrid.

Pura delicia en la calle Génova con Correa demacrado y hundido en la foto policial, y con Rajoy diciendo que no se acuerda muy bien si le conoce o no.

Y cuecen habas entre los socialistas, que además de sus cosas en las páginas de sucesos, tienen el grano de Garzón, que además está en un sitio que no permite que Rodríguez Zapatero se siente cómodamente en su sillón del Gobierno. Pero es que ya hay filtraciones -¿serán interesadas?- de que De la Vega quiere dejarlo todo y marcharse y que ese ‘todo’ lo recibirían con las manos abiertas Rubalcaba y Alonso, que quieren más trabajo y más responsabilidades. Y responde el entorno de la Vicepresidenta que de irse nada y que a lo mejor alguien o ‘alguienes’ le están haciendo la cama.

Porque al final nadie se quiere ir. Hasta Solbes se siente como un chaval recién llegado tras 41 años de servicio a los españoles (¿?) y dice que cada vez está más contento con lo que hace y con más ilusión por lo que le queda por hacer.

Y es lo que dirá Zapatero: en estas condiciones cómo hago yo una crisis de Gobierno que me está haciendo más falta que el comer.

Y en estas estábamos cuando con viento de levante o ‘levanta’, llega Ibarretxe y dice que nadie se haga ilusiones, que ‘desde un sitio o desde otro el PNV va a seguir dirigiendo Euskadi’. Este hombre de un plumazo ha echado por tierra las ilusiones que muchos se habían hecho cuando tras las elecciones el que hablaba era Urkullu y él no decía está boca es mía o mío.

La patata caliente sigue en la mesa de Rodríguez Zapatero por más que se diga que está en la mesa de Patxi López. Ya le han dado un aviso los nacionalistas en Madrid y hasta puede que le dejen con el trasero al aire en lo del aborto y como es ahí dónde tiene el presidente el grano-Garzón, otro grano más en semejante parte puede no ser demasiado ‘aguantable’ para alguien al que le quedan tres años –si Dios no lo remedia- de legislatura.

Menos mal que los catalanes están callados y se van a Bruselas a incordiar y a decir que ‘Catalonia’ no es España. Y menos mal que Aído, tras sesudos estudios, afirma que ‘las mujeres somos la mitad de la población’. Y menos mal que Carmen Calvo –sí, sí, Carmen Calvo- nos ha descubierto el perfil femenino de Obama. Y menos mal que la Vicepresidenta De la Vega, en pleno síndrome africano, anuncia que ‘el año ha sido razonablemente bueno’. Y menos mal que Urkullu aconseja a socialistas y populares que ’pacten en España’. Y menos mal que hasta Garzón –que ya es decir- actúa de buena fe.

Y ya en el colmo de la felicidad, hasta Leire Pajín dulcifica el gesto y pide perdón a las víctimas del 11-M.

Y es que España es como una zarzuela. Como aquellos versos que Juan Ignacio Luca de Tena en ‘El huésped del sevillano’ ponía en boca de Cervantes y que parecen escritos leyendo las páginas de política-sucesos de hoy mismo:

Pintura sobre pintura

Traiciones y encrucijadas

Misterio, amor, aventuras

Raptos, celos, cuchilladas

Las pasiones desatadas

En la noche suave y pura

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··