Viernes 19/01/2018. Actualizado 01:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Los presupuestos se han convertido en una batalla mitinera y Rajoy ‘a la luna de Valencia’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde que la democracia parlamentaria existe, los presupuestos han constituido el buque insignia de cualquier debate parlamentario. Aquí no, aquí se han convertido en una batalla mitinera de fin de semana.

Ha sido la semana de los presupuestos. La vicepresidenta Elena Salgado entregaba al presidente del Congreso, el ‘ingenio’ con toda la documentación y José Bono lo incorporaba al quehacer de la Cámara. Hasta ahí todo normal sino fuera porque unos y otros, desde la izquierda, desde la derecha y desde el centro, han convertido uno de los debates fundamentales de la vida parlamentaria en declaraciones mitineras, a favor de militantes, en esos bolos con los que los políticos nos ‘deleitan’ los fines de semana.

Y entre debate y mitin, nos llegan los ‘pataleos’ de Pedro Solbes –han hecho lo que yo no quería hacer- y de Jordi Sevilla. Como diría el clásico: ‘a buenas horas mangas verdes’. Lo cierto es que las declaraciones de los ex, por mucho que hayan halagado a los opositores y por mal que hayan sentado en el Gobierno socialista, suenan a pataleta, a zorra y a uvas y, sobre todo, suenan ridículas en quienes pudieron hacer y no hicieron, y además, no se sabe muy bien hasta qué punto se fueron a ‘los fueron’ del Gobierno.

El Gobierno trabaja y trabaja –que diría la vicepresidenta De La Vega- y no sólo se ocupa de vender presupuestos y de negociar adhesiones a las cuentas, sino que también tiene tiempo de dar mítines a Gordon Brown. Rodríguez Zapatero, aficionado a las frases, llegó a la pérfida Albión y, sin inmutarse, le soltó al premier que ‘la clave de la victoria está en ser el partido de los que no tienen de todo’. O sea que la clave de la derrota es ser el partido de los que tienen de todo. Y Brown se quedó ‘flipando’.

Y es que el Gobierno no gana para frases y no cesa de ofrecernos posibilidades semánticas y sintácticas. Por ejemplo, el mismo Rodríguez Zapatero nos cuenta lo de los impuestos diciéndonos que se trata de ‘impulsos fiscales extraordinarios’. Y si el presidente dice cosas semejantes, a ver por qué la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, no va calificar la píldora del día después de ‘medicamento ético’. A este Gobierno se le podrán reprochar muchas cosas pero nunca se le podrá acusar de falta de imaginación.

Imaginación tipo Laporta que ahora se ha inventado una ‘caverna mediática españolista’ que además va a por él. Y es que está en el olimpo del fútbol. ¿Qué va a ser de este hombre el día que a su equipo le vengan un poquito menos bien dadas?. Igual de esa caverna sale el propio que le va a hacer vudú a Cristiano Ronaldo.

Hay que reconocer que las peores frases de nuestro entorno las está pronunciando el Fondo Monetario Internacional, que parece que nos la tiene jurada. Igual es otra caverna, pero lo cierto es que sus augurios nos tienen en un ¡ay¡ y que nos dejan en recesión y a la cola de los países que cuentan, medianamente, en el mundo económico.

Mientras tanto, Rajoy a lo suyo. Lo que pasa es que lo suyo puede ser lo suyo…o no. Porque el mitin secreto del Parador de Alarcón, en el que tuvo a Camps como único asistente, es de aurora boreal y deja al jefe de los populares más bien tocado en su autoridad. Si uno va a hablar con un militante de su partido, en calidad de jefe del partido para solucionar un problema grave de ese partido en un territorio determinado, primero, por muy presidente autonómico que sea la otra parte, se le cita en la sede del partido y después, allí se habla y se dialoga y hasta se pacta lo que haga falta con quien ha ganado unas elecciones. Pero para dejar todo como estaba no se monta el tinglado de Alarcón en tierra de nadie y a mitad de camino.

Lo cierto es que Valencia, para Mariano Rajoy ha pasado de ser un feudo cómodo y un vivero de votos, a ser una pesadilla. Pesadilla o no, Rajoy no está dando muestras de firmeza en su partido y eso más tarde o más temprano le va a pasar factura.

A veces parece que los políticos no aciertan en los nombramientos. Si Valencia tampoco fue un dechado de aciertos de Mariano Rajoy, parece que José Blanco ha retomado las riendas en Ferraz –allí dicen que Benidorm tiene mucho que ver- y hasta se ha olvidado del AVE para volver a los nidos de antaño y decirnos que : ‘Este es el Gobierno más transparente del mundo’ ¡Anda ya!

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··