Domingo 19/11/2017. Actualizado 11:46h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

La próxima “guerra del fútbol” agita la campaña electoral

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El largo e intenso clima preelectoral está teniendo más consecuencias de las esperadas y, desde luego, de las deseadas.

Un artículo de...

Paul  Samuelson Jr.
Paul Samuelson Jr.

Más artículos de Paul Samuelson Jr. »

Por ejemplo, la proximidad de las elecciones ha acelerado para mal el proceso de adjudicación de los derechos de la Liga de Fútbol Profesional para las tres próximas temporadas, en lo que podría ser un golpe de estado televisivo en toda regla.

Acabamos de conocer un informe en el que la LNFP explica sus planes de subastar estos derechos en nueve bloques, nueve, y a una velocidad de vértigo, de forma que esté todo el bacalao vendido y repartido el 1 de diciembre, básicamente para asegurarse de que sus amigos de Mediapro se adjudican trozos grandes y jugosos de esta tarta.

Cada candidato verá limitados los bloques que puede adquirir, así que olvídense de tener toda la Liga, primera y segunda y Copa del Rey, en algún operador que nos lo pueda dar con calidad y solvencia.

Todavía temblando por lo mal que se está viendo la Champions, en el año que más equipos españoles la han disputado, por culpa de Roures y el cochino dinero, asistimos estupefactos a la que puede ser una nueva guerra del fútbol si alguien no lo remedia. Más que guerra, batalla campal, porque en ella van a pelear no sólo Mediapro sino también los operadores de televisión en abierto y hasta la mismísima Forta. Reeditamos un modelo viejo que no ha funcionado y nos cargamos de la noche a la mañana un modelo de televisión de pago que ha convertido la Liga española en la más barata para el telespectador de toda Europa.

Ahora, por lo que he podido leer porque, como de costumbre, todo es opacidad y medias palabras, la Liga se reserva la potestad de asignar la producción de los partidos, y también la de puntuar otras consideraciones, por cierto muy subjetivas, además del monto económico de la oferta. Ponderará, por ejemplo, al agente que “más incremente el interés deportivo de la competición”, que es igual que no decir nada.

Es decir, que Tebas se deja resquicios suficientes como para hacer un traje a medida y regalárselo a quién él considere que mejor le sienta, o sea, a Mediapro, su socio y compañero de viaje en esto del “negocio” del fútbol. Insisto, a pesar de la pifia de la Champions League, que nos está haciendo padecer a través de ese engendro llamado Total Channel, que, como anécdota, el otro día emitía una nota de prensa titulada “Nueva jornada de Champions, sin incidencias en Total Channel”. Esto es, por definición, la anti-noticia. Tiene bemoles que la ausencia de incidencias sea un titular.

Y los otros grandes perjudicados serán los clubes de fútbol que han caído en la trampa de Tebas. El controvertido presidente de la Liga del Fútbol Profesional les ha regalado los oídos con cifras millonarias de ingresos que se van a quedar en mucho menos de lo que ellos piensan si al final se perpetra este modelo mal llamado ya “Tebanazo”. Si esperan 800 millones, se pueden dar con un canto en los dientes si logran la mitad, ya que nadie va pagar por unos partidos cuya mayoría serán en abiertos. Se han depreciado el producto y los clubes españoles, y la “mejor Liga del mundo” tendrá que pensar cómo retener a los Messi, Cristiano, Neymar y compañía.

De la noche a la mañana se ha creado un problema donde no lo había –todavía esta temporada los derechos y el fútbol siguen totalmente normalizados- y la patata caliente le va a estallar al Gobierno en plena precampaña electoral. Una nueva edición de las famosas guerras del fútbol llama a nuestras puertas por arte y magia de los de siempre: Tebas, Roures y Cardenal. Precisamente al actual Secretario de Estado de Deporte, Miguel Cardenal, se le responsabiliza de un decreto hecho a medida de los de siempre y que promete dar mucho de sí. Y, para añadir más leña al fuego, el último rumor que circula por el mundillo del balompié es que precisamente Cardenal será el próximo presidente de la Federación Española de Fútbol para sustituir a Angel María Villar, auténtica bestia negra de Javier Tebas, presidente de la LFP. Ni el mejor guionista español podría haber preparado un guión más perfecto y enredado.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·